https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las Bolsas europeas festejan las palabras de Draghi ¿Entra la Bolsa en un nuevo régimen? | | CapitalBolsa

Las Bolsas subieron, el euro cayó y los rendimientos de los bonos tocaron mínimos de varias semanas después de que el BCE renunciara a aumentar las compras de bonos si fuera necesario, pero sugirió que la inflación moderada garantizaría una lento camino hacia la normalización de las políticas monetarias.
Mientras que el BCE dio un pequeño paso hacia la reducción de los estímulos al retirar su sesgo más "dovish", el presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que la política monetaria se mantendría "reactiva" y que la inflación subyacente se atenuaría.
Eso llevó al euro a borrar las ganancias que se anotó después de la declaración posterior al encuentro del BCE, mientras que la falta de señales de cambios más amplios en la postura política también sacó a los rendimientos de los bonos en Alemania y Francia de los máximos de dos semanas.
"Bajaron el tono de flexibilización, pero todavía hay una voluntad de aliviar y el tono de los comentarios de Draghi todavía era moderado, y subrayaron que todavía no hay una tendencia alcista convincente en la inflación", dijo Chris Scicluna, jefe de investigación económica de Daiwa Capital Markets.
"También habló sobre el impacto de una posible guerra comercial... Él es una paloma y está claro que lleva los pantalones en el Consejo de Gobierno". Manteniendo la política más amplia sin cambios, el BCE dijo que aún podría extender su plan de compra de bonos de 2,55 billones de euros más allá de septiembre si fuera necesario.
Pero omitió una referencia a compras más grandes, una señal que sugiere que sigue en camino de finalizar su plan de estímulo de tres años antes de finales de 2018.
"La caída del sesgo acomodaticio es consistente con los recientes acontecimientos políticos y económicos", dijo Antje Praefcke, estratega cambiario de Commerzbank en Frankfurt.
El Euro Stoxx 50 cierra con una subida del 1,14 por ciento a 3.415,74 y el Ibex 35 se anota un avance del 0,49 por ciento a 9.646,2.
El euro cayó un 0,2 por ciento a 1,2390 dólares después de los comentarios de Draghi, después de subir al máximo de la sesión de 1,2446 dólares poco después de la decisión de política. Ahora se deja un 0,6 por ciento a 1,2330.
Los rendimientos de los bonos alemanes y franceses a cinco años cayeron desde máximos de dos semanas. Los de Alemania pierden 3 puntos básicos hasta el 0,63 por ciento.
La deuda del sur de Europa, también sensible a los cambios en la política monetaria del BCE, tuvo un fuerte repunte y se benefició de los comentarios de Draghi.
El rendimiento de los bonos a 10 años de Portugal cayó a un mínimo de seis semanas del 1,81 por ciento, mientras que los rendimientos de los bonos españoles a 10 años alcanzaron un mínimo de un mes en el 1,40 por ciento. Los rendimientos de los bonos italianos a 10 años cayeron por debajo del 2 por ciento y han vuelto a los niveles preelectorales.
¿Entra la Bolsa en un nuevo régimen?
Sí, se acabó "Ricitos de oro", pero eso no significa que todo sea oscuridad y tiempos malignos, dice HSBC en una nota de estrategia de activos múltiples esta mañana.
"Hemos entrado en una fase de transición para los mercados, pero aún no en un nuevo régimen", dicen sus analistas, mirando lo que queda por delante después de la corrección de febrero.
"Esperamos un repunte en las acciones globales después de la fase de corrección", dice el banco, señalando que un aumento en la volatilidad y las correlaciones significa que "habrá menos oportunidades para la diversificación y también menores retornos ajustados al riesgo en el futuro".
Los analistas de HSBC creen que el crecimiento sincronizado global todavía tiene suficiente combustible en su motor para respaldar a los mercados de renta variable por el momento, incluso si hay una larga lista de cosas que podrían salir mal.
Por nombrar algunas, un aumento repentino de la inflación que desencadene un endurecimiento repentino de la política monetaria, el fracaso en las negociaciones del Brexit, las guerras comerciales o mayores tensiones con Rusia.