https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Winter is coming? Fuertes caídas al cierre de las bolsas europeas. El Ibex pierde un 6% en una semana.



Bueno, pues la sangre empieza a llegar al río, sobre todo a los estadounidenses que empiezan a parecer el Nilo bíblico en época de Moisés. Al cierre los descensos en las bolsas del viejo continente superan al punto porcentual, en una sesión en la que la volatilidad ha sido muy elevada, bailando al son que marcaba Wall Street.
Cuando parecía que el mercado estadounidense recuperaría las bolsas europeas perdían algo menos del medio punto porcentual, cuando EE.UU. volvía a terreno negativo, los descensos se incrementaban notablemente. Un vaivén que ha llevado de cabeza a los gestores.
Respecto a nuestro principal indicador el Ibex 35, la caída semanal ha sido muy elevada. El viernes pasado el selectivo cerró en los 10.211 puntos, frente a los 9.615 puntos de hoy. ¡Casi 600 puntos de caída en una semana!
¿Los motivos? Varios como ya hemos expuesto:
- Sobrevaloración de los mercados de valores, principalmente el de EE.UU. La mayoría de los ratios fundamentales muestran una clara sobrevaloración histórica.
- Miedo a presiones inflacionistas descontroladas. Miedos infundados desde nuestro punto de vista. Nada más hay que mirar a las proyecciones que se están emitiendo sobre la inflación estadounidense en los próximos trimestres, y se verá que están por debajo del 2%. ¿Qué tipo de presión inflacionista es esa?
- Sobrereacción de los mercados por el papel de los sistemas automáticos. Mucho de esto hay, y es lógico, teniendo en cuenta que en EE.UU., más del 50% de las operaciones diarias se deben a programas de gestión robotizada. Algunos días este porcentaje supera el 70%
- La actuación de gestores noveles, que han desarrollado toda su carrera profesional en un “eterno verano”, como señala el analista Aitor Méndez, que añade:
Nadie sabe si esto es simplemente una corrección, o el inicio de una tendencia bajista.
“Con solo una semana de ventas masivas, todavía es pronto para saber si estamos frente a una corrección momentánea o ante un cambio de tendencia general que ponga fin a la borrachera alcista de los mercados. Ni los propios analistas se ponen de acuerdo en este sentido y el pánico vendedor, o dicho más coloquialmente, el miedo de muchos a quedarse colgados de la brocha, hace que los nervios cundan entre muchos accionistas que se plantean ahora su continuidad en el mercado.
Sostienen los analistas que esta corrección más fuerte de lo habitual está siendo la primera prueba de fuego de verdad a la que se han tenido que someter muchos inversores “novatos” que no han visto nunca una contracción de las de verdad. Niños del eterno verano que nunca han tenido que hacer frente al duro invierno que vaticinan machaconamente los ‘Stark’ de Juego de Tronos con su archiconocido “Winter is coming”. “
Entonces deberíamos preguntarnos, ¿winter is coming?
La respuesta es sí, evidentemente el invierno está llegando. No se puede mantener una tendencia alcista por siempre. La duda es si este es el inicio de una tendencia bajista o simplemente una corrección mayor de una tendencia alcista.
Los técnicos hablan que caídas entre el 10% y el 20% desde los máximos de 52 semanas, se encuadran dentro de una corrección mayor de una tendencia alcista subyacente. Si los descensos caen por debajo del 20%, entonces lo que se inicia es una fase bajista de ciclo. Aún estamos en el primer caso.
¿Hay motivos para el inicio de una fase bajista de ciclo? Pensamos que no. Las tendencias bajistas vienen asociadas a recesiones económicas, crisis financieras, contracciones de resultados empresariales, o cualquier otro evento que cambie los fundamentos económicos.
Nada de eso está pasando ahora mismo. De hecho, el crecimiento se está acelerando en las principales economías del mundo, los resultados empresariales están siendo brillantes, y no hay señales de inflación por ningún lado.
La sobrevaloración del mercado de valores estadounidense es evidente, no así en el caso europeo. Pero este tipo de sobrevaloraciones en escenarios económicos sólidos, se corrigen históricamente mediante mercados en rango durante un periodo extenso de tiempo. Es decir, el Dow Jones fluctuará entre dos bandas amplias, a la espera de que las valoraciones se corrijan para iniciar un nuevo impulso al alza. Ese creemos es el escenario más probable. Veremos.
Posdata: Lo de preocuparse porque la economía va bien y eso va a provocar que los bancos centrales suban más los tipos es absurdo. Básicamente, porque históricamente se ha demostrado que las bolsas lo hacen muy bien en ciclos alcistas de tipos debido a un ciclo económico positivo.