https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Crean un sistema para que los clientes de bancos ya no memoricen tantas claves


Con una contraseña única se podrá entrar a los servicios online de 44 entidades y a distintas apps. El debut, en junio.
La delegación argentina en el Mobile World Congress 2018 de Barcelona no fue numerosa, pero dieron que hablar. Ubicado en el sector "Digital Money" (dinero digital), en uno de los pabellones periféricos de la feria de tecnología móvil, Red Link presentó el Power ID, un sistema de contraseña única para múltiples servicios bancarios, que se implementará en la Argentina a partir de junio.
De este modo, los clientes podrán acceder a diversas cuentas (home banking, tarjetas de crédito y débito, aplicaciones de pago móviles, billeteras digitales y cuentas bancarias, entre otras) con el mismo nombre de usuario y clave de identificación. "Con el tiempo, es posible que vayamos sumando otros servicios a través de acuerdos comerciales, como el cable o Internet", explicó a Clarín Jorge Larravide, director Comercial de la compañía.
Red Link es de capitales nacionales y rivaliza con Banelco, del grupo Prisma. Unifica las operaciones electrónicas de 44 bancos a nivel nacional (entre ellos Nación, Provincia y Ciudad) y 22 tarjetas de crédito y una red de 8.900 cajeros.
Con el nuevo desarrollo, salvo para ingresar al cajero, una persona podrá operar y consultar el estado de unos 15 productos con un único "login", sin necesidad de crear un código específico, con combinaciones kafkianas de letras, signos y números, para cada uno de ellos. Una pesadilla de la era telemática.
Larravide cuenta que Power ID es una plataforma desarrollada por profesionales del área de Sistemas de la compañía. Y surge a partir de la necesidad de simplificar el uso de productos de la banca electrónica y las transferencias electrónicas. Como se dijo, desde junio unas 26 millones de personas podrán crear su clave única siguiendo un proceso simple desde su cuenta home banking.
Elegida la opción, lo primero es crear un nombre de usuario y una contraseña de entre 8 y 25 caracteres, que contenga al menos una letra mayúscula y un número. Posteriormente, hay que escanear (con la cámara del celular o desde la PC) el documento de identidad con su barra de código. Cuando el sistema lo aprueba, el cliente queda habilitado para ingresar a cualquiera de los productos de su banco vinculados a Link con esa misma clave.
Larravide señala que el usuario promedio tiene dos bancos, 1,5 tarjetas (débito y crédito) y un seguro. La única dificultad (no se puede todo) es que la password hay que renovarla cada tres meses "por regulaciones del Banco Central". El ejecutivo explicó que por ahora no fue posible incorporar a los cajeros al sistema porque utilizan una clave numérica. Pero sí elimina otros elementos de seguridad tan engorrosos, como las tarjetas de coordenadas, que son requeridas para realizar cierto tipo de operaciones, como la renovación de plazos fijos o transferencias por montos abultados.
Esta es la segunda vez que Red Link participa del MWC. Hubo otras que obtuvieron su propio stand (como la fintech VeriTran) y un nutrido grupo de startups que concurrieron por invitación de la Fundación Exportar. Cristian Castello, director de Marketing de VeriTran (una desarrolladora de productos para banca digital) explica que el alquiler de un metro cuadrado ronda las 1.000 libras (la empresa organizadora es la inglesa GSM), pero que la inversión se justifica. "Es la 4ª vez que participamos y desde aquí podemos hacer contactos para futuros negocios y observar lo último en materia de innovación", concluye.

Fuente: Clarín