https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Exclusivo: Larreta le dijo a Santilli que, si acepta, será su compañero de fórmula en 2019

Horacio Rodríguez Larreta marcó una primera definición fuerte en la cada vez más indisimulable lucha de ambiciones para el 2019, cuando el poder político en la Argentina volverá a foja cero: Le ofreció a Diego Santilli que repita como su compañero de fórmula en 2019, confirmando de paso que buscará su reelección como jefe de Gobierno porteño.
Pero su ofrecimiento fue más allá: Le dijo que la decisión de acompañarlo es enteramente suya y si en todo caso decide dar un paso al costado, juntos elegirán la próximo candidato a vicejefe de Gobierno. El reparo no fue casual.
La propuesta de repetir como vicejefe es todo un dilema para Santilli, que busca ser jefe de Gobierno y para ello necesita mantener una alta exposición como la que le permite ese cargo, que de hecho disparó sus índices de conocimiento e imagen positiva. 
Sin embargo, la Constitución porteña le marca un límite: Si es electo dos veces consecutivas como vicejefe no podrá competir por el máximo cargo porteño en 2023. O sea, que lo que le suma en el presente lo deja fuera de carrera en el medio término. Es un dilema.
El dilema de Santilli es que necesita la exposición que le da ser vicejefe de Gobierno para instalarse como sucesor natural de Larreta, pero si repita en el cargo queda inhabilitado para disputar la jefatura en el 2023.
El ofrecimiento de Larreta se concretó en el último "retiro espiritual" que realizó el gobierno porteño hace dos semanas y funcionó además como un modo de desactivar una interna en la Ciudad por la vice en 2019. Larreta dejo en claro que las principales figuras del PRO, él incluido, buscarán su reelección el año próximo.
Ante los dilemas que la situación actual plantea, Larreta y Santilli acordaron en ese encuentro, postergar la definición del futuro candidato a vice para fines de este año. "Apurar esa definición no tiene sentido, ahora hay que concentrarse en la gestión y no enredarse en análisis y debates que te llevan a comerte los codos", explicó a LPO una fuente del santillismo.
Santilli fue un importante apoyo para Larreta en la interna con Gabriela Michetti en 2015. La designación del Colorado como compañero de fórmula para las PASO -con un recordado acting en medio del debate en TN- liquido la pelea interna. 
Ese deslizamiento no fue casual y en el entorno de Santilli insisten que en ese momento se acordó que Larreta apoyaría a Santilli en sus aspiraciones de sucederlo.
Lo cierto es que hasta ahora, el jefe de Gobierno ha mantenido entre algodones a su número dos. Esto se vio esta semana. Antes de partir de vacaciones, Larreta lo dejó a cargo del Gobierno sin las restricciones que sufre Gabriela Michetti a nivel nacional. Santilli quedó como la cara visible del gobierno porteño con una nutrida agenda de recorridas, anuncios de gestión y encuentros con vecinos.
El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel.
En el caso que Santilli opte por no repetir como jefe de Gobierno le quedan por delante las chances de encabezar en el 2019 la boleta de senadores o diputados nacionales del distrito.
Santilli ya fue diputado y también pasó por el Senado como parte de una lista que lideraba Michetti. "Esos cargos no le interesan, le aburren", afirmaron a LPO allegados al vicejefe, que reconocieron que cuatro años en el Congreso le quitarían la visibilidad que consiguió en la Ciudad como vicejefe.
"Hoy mide 57 por ciento de imagen positiva, ya superó a Martín Lousteau", se ilusionan en el santillismo. "Hay pocos cargos que le permitirían mantener el actual nivel de conocimiento", agregan. Uno de esos pocos puestos sería el mismo que ocupó Larreta durante toda la gestión porteña de Macri: Jefe de Gabinete.
La jefatura de gabinete porteño o un ministerio nacional sería la mejor opción de Santilli para sortear los impedimentos legales sin perder visibilidad
Pero en esa especulación entra a tallar uno de los hombres de más confianza de Larreta. Se trata del actual jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, a quien Larreta tiene en cuenta como uno de sus posibles sucesores, aunque para ello debería aumentar su conocimiento.
En ese sentido, analizaban fuentes al tanto de las negociaciones, sostenían que un enroque con Miguel no parecería disparatado: Santilli sortearía los impedimentos constitucionales y el jefe de Gabinete podría foguearse para saltar a las ligas mayores. Claro que en esa misma jugada Santilli se ganaría un competidor por la jefatura de la Ciudad. La política tiene esa manía por generar más conflictos de los que resuelve.