El sorprendente riesgo geopolítico real para los mercados de petróleo Por Ellen R Wald PhD

Según muchos analistas y expertos, Oriente Próximo se ha convertido de pronto en un lugar mucho más arriesgado para hacer negocios en las últimas dos semanas. Algunas de las razones incluyen detenciones de algunos saudíes muy influyentes durante una exhaustiva investigación anticorrupción; el misil lanzado por las fuerzas rebeldes de Yemen e interceptado cerca de Riad; la dimisión del primer ministro libanés Saad Hariri durante su estancia en Arabia Saudí, supuestamente porque temía ser asesinado en su país, y la explosión de un oleoducto que provocó un incendio en un pueblo de Bahréin del que se ha culpado a Irán.
La mayoría de los expertos, incluyendo analistas de petróleo, se han centrado en estos eventos.
Algunos observadores han llegado a predecir una inminente guerra entre Arabia Saudí e Irán. En cuanto a cuestiones más relevantes para los inversores de petróleo, ha habido más predicciones acerca de que la creciente animosidad entre las dos potencias tendrá un impacto en el mercado del petróleo. Creemos que estos acontecimientos y análisis no son más que una cortina de humo.
El riesgo geopolítico real para los mercados del petróleo reside en realidad en Irak.
Arabia Saudí e Irán no son capaces de ir a la guerra porque ninguno de estos países tiene la capacidad militar para librar una guerra en el Golfo Pérsico. Por otra parte, es poco probable que ninguno de los países estuviera dispuesto, en este momento, a realizar el esfuerzo económico que supondría un gran riesgo político y zarandearía sus economías.
Arabia Saudí carece de la capacidad (por no hablar de la disposición) para un asalto anfibio o aerotransportado para invadir Irán, país que no sería capaz de invadir Arabia Saudí mientras los saudíes mantengan su actual superioridad aérea. Estos países no comparten frontera, así que cualquier intervención sería temporal y a pequeña escala o a través de intermediarios (por ejemplo, la intervención de Arabia Saudí en Yemen contra los rebeldes hutíes respaldados por los iraníes).
La cuestión real geopolítica que podría afectar a los mercados petroleros está sucediendo en Irak. Cuando el Gobierno Regional de Kurdistán (KRG) cedió el control de Kirkuk a las fuerzas irakíes en octubre, cedió el control de sus valiosas instalaciones de petróleo. Cuando los kurdos controlaban Kirkuk, el petróleo de la región se enviaba a través de un oleoducto a un puerto de la ciudad turca de Ceyhan donde se cargaba en camiones cisterna para llevarlo a los consumidores. Desde que fue tomada, el flujo de petróleo de Kirkuk a Ceyhan ha sido intermitente.
La causa de esto ha sido revelada recientemente. El Gobierno de Irak ha firmado un acuerdo con Irán que permite que el petróleo de Kirkuk cruce en camiones la frontera con Irán para utilizarlo en su refinería de Kermanshah. Y no sólo eso, sino que ambos países están discutiendo la construcción de un oleoducto entre Kirkuk y la parte central de Irán que eventualmente podría llevar 650.000 barriles de petróleo al día de Kirkuk a las refinerías nacionales de Irán. Lo que estamos presenciando es cómo Irán toma el control de la política petrolera irakí.
La influencia de Irán sobre el Gobierno de Irak es bien conocida, pero ahora Irán básicamente se ha hecho con el control de una considerable cantidad de los recursos petrolíferos de Irak. La influencia política de Irán sobre Irak ha hecho a éste último muy susceptible al control iraní en las reuniones de la OPEP. Al tener tanta influencia sobre su petróleo físico, Irak podría convertirse en una extensión de la voluntad iraní dentro de la OPEP también.
Esta dinámica podría ser crucial en la reunión de la OPEP que se celebra en Viena dentro dos semanas, pues Irán está presionando hacia una distensión de sus propios límites de producción o el fortalecimiento de los límites de otros países, como los de África. ¿Podrían Irán e Irak interrumpir las negociaciones del cártel que es famoso por buscar siempre decisiones unánimes?
Nota del autor: Estaré informando en directo en la reunión de la OPEP, con eventos a partir del 29 de noviembre y la propia reunión que se celebrará el 30 de noviembre. No olviden seguirme en Twitter @EnergzdEconomy para conocer las actualizaciones en directo.