https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cambiemos aceptaría cambios a la ley de mercado de capitales de Caputo

El proyecto para potenciar el mercado de capitales tuvo dictamen en Diputados, pero el miércoles próximo sufriría modificaciones pedidas por la oposición. Una de ellas son los seguros para créditos UVAs, pedidos por el massista Marco Lavagna y elogiados por  el secretario de Servicios Financieros, Leandro Cuccioli.

Como adelantó LPO, el diputado presentó un dictamen de minoría con 30 artículos más, entre ellos el que crea un fondo fiduciario de compensación hipotecaria (Focohi) para auxiliar deudores hipotecarios.
Ocurre que las UVAs, unidades de valor que actualizan el capital de las propiedades hipotecadas, vienen creciendo más que el dólar y la inflación y de seguir la tendencia su cancelación podría estar en riesgo. Ayer lo admitió Cuccioli y le anticipó a Lavagna que tomarían en cuenta su idea.
Sin embargo, los diputados de Cambiemos prefirieron despachar el proyecto sin cambios, pero como el resto de los bloques hizo los suyos no tendrán más opciones de hacer retoques en el recinto para aprobarlo.
De mínima, estudian al menos acceder a los cambios impositivos, también pedidos por Lavanga. No confiaban en acelerar el seguro de hipotecas. Pero tampoco lo descartaban.
En esencia, el proyecto busca alentar el mercado de capitales con menos regulaciones (elimina la potestad de la CNV de intervenir empresas) y nuevos productos, como las letras hipotecarias en Uvas.
Iguala el tratamiento impositivo de los fondos comunes de inversión cerrados y habilita a crear otros más calificados y nuevos bonos de las empresas.
Con el foco en Chile, que tiene un mercado de capitales cinco veces mayor (Cuccioli mencionó ese país casi 10 veces), apuntan a incorporar al sistema a las aseguradoras y a productos "derivados", recordados por su incidencia en la crisis subprime del mercado hipotecario de Estados Unidos.
Axel Kicillof lo recordó para denostar el proyecto y anticipar su dictamen de rechazo. "El espíritu de esta ley va a contramano de lo que está pasando en el mundo. Estamos haciendo una apertura del mercado argentino a la especulación internacional para complacer a los agentes del mercado", se quejó.
Más duro y larguero fue Carlos Heller. "Me cuesta entender la urgencia del tratamiento exprés de una cosa de tan magnitud; que amerita que se convoque a especialistas, que se escuche con amplitud a todas las opiniones".
Antes Lavagna había detallado su dictamen con otros cambios solicitados, como permitir facturas electrónicas entre pymes, más facultades a la CNV y mayores controles al temible mercado de derivados. "Jugó muy bien y algo le tenemos que dar", coincidían en Cambiemos. Hay tiempo hasta el miércoles.