¿Se podría repetir de nuevo el crash de octubre del 87?

Hoy se cumplen 30 años del crash bursátil de 1987, en el que el Dow Jones cayó un 23% en un día. Muchos gestores que no vivieron aquella fuerte caída se preguntan si podría volver a suceder. Es difícil. Se han implementado diversos mecanismos que impedirían, al menos en teoría, una caída de esas magnitudes. Veamos lo que nos señala Nigam Arora de MW al respecto:
El crash del 87 llevó a la implementación de robustos cortafuegos que detendrían la caída de los precios si caen a ciertos niveles. Por ejemplo, si el S&P 500 cae un 7% la negociación se detendría durante 15 minutos a menos que esto ocurra después de las 15:25 horas. La segunda parada llevaría con una caída del 13%. Si el mercado cae un 20% el mercado se suspendería para el resto del día.
En 1987 los seguros de protección de carteras desencadenaron una venta masiva automática cuando el mercado cayó unos puntos específicos. El resultado de las ventas fueron más ventas. En estos días no se podría provocar ese proceso automático de ventas.
En 1987 la política monetaria era restrictiva. Las tasas de interés de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 30 años habían aumentado al 10%. Ahora los Bancos Centrales tienen una política acomodaticia y los tipos de interés están cerca de mínimos históricos.
En 1987 los tipos de interés estaban subiendo para controlar la inflación. Ahora la inflación es baja.
En estos momentos el presidente Trump ha ligado su presidencia al mercado bursátil. Trump alardea cuando el mercado bursátil sube. Esto tiene un potencial para sostener los mercados, a lo que habría que sumar el plan impositivo de esta administración que sería favorable para las acciones.