https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Nos enfrentamos a la que posiblemente sea la semana más importante del año

Las bolsas europeas cierran con ligeras alzas a excepción, una vez más, de la bolsa española
  • Los inversores a la espera de la reunión del BCE de esta semana
  • A pesar de la incertidumbre política, la valoración de la renta variable sigue siendo atractiva, sobre todo en España
  • La reforma fiscal de Trump dará apoyo a las bolsas

Jornada muy tranquila al cierre de las bolsas europeas. Baja volatilidad, y escaso volumen de contratación, en una semana en la que el BCE dará a conocer el jueves su decisión sobre los tipos de interés, y en la que la reforma fiscal de Trump seguirá dando paso para su efectiva aplicación el próximo enero. Semana también en la que los resultados empresariales y la crisis en Cataluña seguirán como importantes focos de atención inversora.
Tras el cierre alcista de las bolsas asiáticas, los futuros de las bolsas europeas cotizaban con ligeras alzas en preapertura. En el mercado de materias primas veíamos ligeras caídas en el oro y la plata, y subidas en el petróleo.
Las bolsas europeas abrían prácticamente planas, sin embargo, y como ya viene siendo habitual, la bolsa española se comportaba peor que sus homólogas europeas, y abría con de dos décimas porcentuales. “Los inversores afrontan a partir de hoy una semana muy intensa tanto en el ámbito macroeconómico como en el empresarial, y en la que el BCE será el principal protagonista cuando el jueves se reúna su Consejo de Gobierno. Igualmente, y especialmente en España, la política será un factor a tener muy en cuenta tras la decisión del Gobierno de activar el artículo 155, medida con la que pretende restaurar el orden constitucional en Cataluña. Por tanto, los inversores afrontan a partir de hoy una de las semanas más importantes del año, semana que podría determinar en gran medida la tendencia que adoptan a corto plazo las bolsas occidentales”, comentaba Link Securities en apertura.
Poco a poco, y según avanzaba la sesión, el dinero iba apareciendo en los mercados de valores europeos. Ante la falta de datos macroeconómicos de importancia los inversores fijaban su atención en los resultados empresariales, que por ahora están siendo superiores a las previsiones tanto en Europa como en EE.UU. A media sesión las bolsas europeas subían cerca del medio punto porcentual. En España, sin embargo, la crisis catalana pasaba factura, y su selectivo Ibex 35 perdía cerca de las dos décimas porcentuales.
El fondo del mercado sigue siendo bueno. Especialmente en España.
“Sigue habiendo mucha incertidumbre sobre Cataluña. En los próximos días se puede dar el peor de los escenarios posibles. Una comunidad intervenida por el Estado central, y una declaración unilateral de independencia por parte del gobierno actual de la Generalitat. En ese caso, es posible que los conflictos se trasladaran a las calles. Esto provocaría un incremento de la huida empresarial, lo que junto con la paralización de la inversión provocaría una importante caída en el crecimiento de Cataluña, y un deterioro en el resto de España. Cataluña podría entrar en recesión. Es un escenario con el que hay que trabajar”, nos comentaba un gestor nacional a media jornada.
Independientemente de estas tensiones coyunturales, el fondo del mercado de valores en Europa sigue siendo positivo. Así lo creen muchos analistas entre los que se incluyen los de Renta 4 que afirmaban: “Respecto a nuestras expectativas para las bolsas, a pesar del ruido a corto plazo en la bolsa española, consideramos que el fondo del mercado sigue siendo bueno, tanto en términos macroeconómicos como de apoyo de los bancos centrales y de los resultados empresariales.
En este contexto, las valoraciones de la renta variable siguen siendo atractivas, especialmente en Europa y aún más en el caso de España. En el caso de Estados Unidos, aunque más exigentes, podrían verse apoyadas de salir adelante la reforma fiscal de Trump, donde parece que se siguen dando pasos en la buena dirección tras aprobarse en el Senado la propuesta de PGE 2018, que supondrán incrementar el déficit presupuestario en 1,5 bln USD en los próximos 10 años, aunque aún precisa de la aprobación por parte de la Cámara de Representantes esta semana. En el caso concreto de España, consideramos que el ruido ligado al plano político podría generar interesantes oportunidades de inversión, que ya estamos materializando en nuestras carteras.”
El primer dato macro de relevancia en EE.UU. era el índice de actividad nacional de la Fed de Chicago en septiembre que se situaba en 0,17 frente -0,10 esperado y -0,37 en agosto. Buen dato que provocaba que Wall Street volviera a abrir con alzas en sus tres indicadores.
Poco después se publicaba el índice de confianza consumidora de la zona euro que se situaba en octubre en -1,0 frente -1,1 esperado y -1,2 anterior. Dato que no tuvo efecto en los mercados de renta variable. El Eurostoxx 50 subía cerca del medio punto porcentual, porcentaje que mantendría de ahí al final de la sesión.
En resumen, jornada de muy baja volatilidad -en el Eurostoxx 50 entre máximo y mínimo apenas ha habido 28 puntos-, y en la que los inversores se han mantenido al margen a la espera de la reunión de este jueves del BCE, de los importantes datos macroeconómicos que conoceremos esta semana, de los acontecimientos políticos que se produzcan al otro lado del Atlántico, y en el caso nacional, de la evolución de la crisis catalana en una semana en la que podríamos ver la declaración unilateral de independencia por el lado de los secesionistas, y la intervención de la comunidad autónoma por el lado del gobierno español.
Demasiadas incertidumbres para tomar posiciones importantes en el mercado.


capitalbolsa