Lecciones del Crash de 1987

Hace 30 años, el mercado se desplomó un 23% en un día. Es la peor pesadilla de todos, ver que sus ahorros se reducen en un cuarto durante la noche. Esto es obviamente traumático, por lo que es racional preocuparse por tal evento. Podemos sacar lecciones importantes de grandes eventos traumáticos como este, pero vayamos más lejos.
El reputado analista Cullen Roche tiene un tema recurrente sobre la vida y los mercados en su sitio web: la vida es en general simplemente una tendencia aburrida de cosas igualmente monótonas que se distorsionan de vez en cuando. La vida puede parecer como una serie de ciclos, pero se parece más a una tendencia aburrida que se escapa un poco de la monotonía en raras ocasiones antes de volver a la tendencia. Los mercados no son tan diferentes. Pero lo que la mayoría de la gente no le dice acerca de los mercados es que las grandes caídas generalmente son precedidas de grandes subidas.
En el caso de 1987, el mercado de valores experimentó un auge extraordinario de 10 meses del 35% antes de que ocurriera el lunes negro. Pero aquí está lo interesante: si hubiese invertido 1.000 dólares en el mercado de valores el 1 de enero de 1987 y no hubiera visto que pasaba durante un año, tendría en su cuenta un saldo de 1.000,5 dólares el 1 de enero de 1988. Pensaría que 1987 fue un año aburrido, ¿no?
¿O qué hay de esto? Si hubiera comprado acciones en lo más alto del mercado en 1987 y las hubiera mantenido durante todo el desplome, tardaría sólo 19 meses en recuperar su inversión. Eso no está muy mal.
Ahora, para ser justos, la vida no es tan fácil. Quizás estabas planeando jubilarte en 1998. Quizás tuviste una emergencia médica en 1988. ¿Quién sabe? Nuestras vidas tienden a ser una serie de acontecimientos de corto plazo y nuestros activos tienden a ser de más a largo plazo, por lo que la combinación de ese desajuste activo/pasivo es un gran problema para cualquier persona que compra activos financieros. Decirle a la gente que simplemente "compre y mantenga" durante los desplomes del mercado no siempre coincide con cómo se desarrolla realmente la vida. Entonces, ¿qué podemos deducir de todo esto?
1. El mercado de valores puede ser realmente arriesgado. Es perfectamente racional preocuparse por los desplomes y, sí, eso siempre sucede en algún momento. Las correcciones no son siempre el suave descenso al que los inversores se han acostumbrado en los últimos 5 años. Pero puede diversificar ese riesgo poseyendo activos que reduzcan su volatilidad. Por ejemplo, mientras que una cartera de acciones del 100% cayó un 35% desde máximos a mínimos en 1987, una cartera de acciones/bonos al 50/50 cayó solo un 16%. Sigue siendo un gran descenso, pero es mucho más tolerable para la mayoría de las personas.
2. El corto plazo es el problema número uno para la mayoría de los inversores. El mercado de valores es un instrumento a largo plazo y no algo que se juzgue diariamente, mensual o incluso anualmente. Según mis cálculos, la duración del mercado bursátil es de al menos 25 años, por lo que es mejor pensar en este instrumento como si se tratara de un bono de larga duración de alta calidad. Mantenlo lo suficiente y te irá bien. Preocúpese por cada movimiento diario y estará creando expectativas poco realistas de lo que este instrumento a largo plazo puede hacer por usted.
La gente a veces compara el entorno de hoy con los mercados de 1987, pero este mercado alcista no es tan grande en comparación con el auge de 1987. Se multiplicó por casi 5 veces desde el punto más bajo de 1979 hasta el máximo de 1987. El mercado de hoy apenas se ha multiplicado 3,5 veces desde 2009.
Carlos Montero - Lacartadelabolsa
Fuentes: Cullen Roche - Pragmatic Capitalism