"Las estructuras técnicas están a punto de alinearse en un mercado alcista global"

Pocos movimientos al cierre de las bolsas europeas, en una jornada en la que los datos macroeconómicos y los resultados empresariales en EE.UU. han centrado la atención inversora. De cualquier forma, y como hemos analizado extensamente en estas páginas, la situación en Cataluña es el principal foco de interés de los mercados tanto en España como en Europa.
Hemos publicado hoy diversos análisis sobre la situación actual y el escenario que se nos presenta en el corto plazo, y la repercusión que pudiera tener en los mercados. En este cierre de mercado nos gustaría traer la visión de uno de nuestros analistas de cabecera, Nicolás López de M&G A.V., que cree al respecto de la crisis catalana y la situación actual de los mercados lo siguiente:
El Ibex se desligó del comportamiento del resto de índices europeos a finales de agosto. Desde entonces índices como el Eurostoxx 50 han subido un 6% y el Dax un 10% mientras el Ibex se ha mantenido plano. Es razonable asumir que este comportamiento se debe a la incertidumbre política y que si ésta desaparece el Ibex tenderá a recuperar el terreno perdido. El problema es que las incertidumbres no van a desaparecer de forma instantánea la semana que viene.
Si la respuesta de la Generalitat al requerimiento del Gobierno no es un nítido No (no se ha declarado la independencia), como parece probable, la semana que viene se pondrá en marcha el artículo 155 que implicará unas medidas todavía sin decidir. Lo más probable, además de asumir el gobierno de la Comunidad Catalana, es que se convoquen elecciones en Cataluña y se ponga en marcha un proceso de negociación de reforma de la Constitución. Todo ello va a implicar un largo período de negociaciones que puede mantener las dudas de los inversores sobre la economía y los mercados en España.
En todo caso esperaríamos una respuesta positiva del mercado a corto plazo, tanto si el Gobierno catalán da marcha atrás y acepta entrar en el proceso de negociación de la reforma constitucional como si sigue mostrando cierta resistencia y se pone en marcha el artículo 155. Lo peor sin duda es prolongar la indecisión actual con el vacío jurídico que está provocando la huida de las empresas de Cataluña. El riesgo de una desaceleración de la economía catalana es elevado y afectaría de alguna forma al resto de España dado el nivel de integración de nuestra economía. En el entorno tan positivo de la economía y los mercados en Europa el impacto no sería muy grande pero podría traducirse en un tono más bien gris de nuestro mercado durante algunos meses todavía.
Tanto si la Generalitat da marcha atrás como si se aplica el 155 esperamos una respuesta positiva del mercado.
Fuera de España la situación sigue evolucionando de forma muy positiva. Los índices norteamericanos siguen marcando máximos históricos y los europeos ya están empezando a superar los máximos previos a la corrección del verano. Y lo que es más importante, las estructuras de largo plazo de los índices en Europa, Japón, Emergentes…etc., están a punto de alinearse con la de EEUU en un mercado alcista global.
El S&P 500 salió del gran mercado bajsita de 2000-2009 en el año 2013 cuando alcanzó nuevos máximos históricos. El resto del mundo todavía no ha confirmado esa ruptura alcista de largo plazo pero está cerca de hacerlo. Por primera vez desde antes de la crisis de 2008-09 tenemos a la mayoría de zonas del planeta en fase económica expansiva. Las recaídas de Europa en 2010-2013 y los emergentes en 2013-2016 parecen quedar finalmente atrás lo que es consistente con las señales de los mercados de una fase alcista global en próximos meses.


capitalbolsa