https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cambiemos superó el 40 por ciento y el peronismo sufrió una derrota histórica

Mauricio Macri lideraba esta noche un cambio de época al consolidar un contundente triunfo nacional sobre el peronismo y vencer a Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires por una diferencia más amplia de la esperada, escrutado más del ochenta por ciento de los votos.
Esteban Bullrich ganaba por casi un 42 por ciento de los votos contra un poco más del 37 por ciento de Cristina Kirchner, que reconoció a regañadientes la derrota. La fuerza revertía además derrotas de las primaria en Santa Fe, Salta, Chaco y la Rioja y ampliaba la ventaja en los distritos que había ganado, redondeando un resultado nacional de más del 43 por ciento, por encima de la meta soñada del 40 por ciento, que había anticipado LPO.
Cambiemos fue la única fuerza política que se presentó en los 24 distritos del país, mientras que Unidad Ciudadana junto con otros partidos que responden a la ex presidenta disputó escaños en 13 provincias y en la Ciudad de Buenos Aires.
Macri superó los diez millones de votos alcanzó el 43,3 por ciento, sumando nueve puntos de lo que sacó en las primarias.
Este resultado superó largamente el 34,4 por ciento que sacó Cambiemos en las primarias, es decir que logró subir 9 puntos porcentuales. Mientras que el frente de la ex presidenta que había empatado en 16,5% con el Partido Justicialista en agosto, ganó casi cuatro puntos.
De los 23.214.180 votos afirmativos, Cambiemos se llevó 10.077.575 votos y Unión Ciudadana cosechó 4.732.520. Así, entre ambos reunieron el 64% de los votos y polarizaron la elección.
"Somos la generación que esta cambiando la historia. Confirmamos nuestro compromiso con el cambio, sabiendo que es un largo camino, que nadie nos regala nada", dijo esta noche un Macri exultante, que terminó bailando en el búnker de Costa Salguero. "Hemos dado pasos valientes, estamos decididos a enfrentar las mafias, sabemos que con ellos no hay futuro para los argentinos", arengó el presidente y resaltó que en el país "la peor etapa ya pasó".  
Cambiemos se impuso en todos los distritos grandes del país, sacando sus diferencias más grandes en la Córdoba y la Capital, donde sin embargo Carrió parecía afectada por sus desafortunadas declaraciones sobre Maldonado, ya que sacaba casi los mismos puntos en las primarias, pese a que las encuestas previas a su participación en Los Leuco le daban hasta seis puntos más.
La fuerza que lidera Macri lograba revertir la derrota de las primarias en Santa Fe donde se imponía por más de 12 puntos al kirchnerista Agustín Rossi y ganaba muy bien en Entre Ríos donde le sacaba más de 15 puntos a los candidatos del peronista Gustavo Bordet; cerrando así un dominio absoluto sobre la región núcleo, favorecida por la rebaja de las retenciones.
Pero el peronismo también sufría derrotas en históricos bastiones como La Rioja, Chaco y en Jujuy donde peleaba la banca de senador con la izquierda, confirmando que el país estaría viviendo un cambio de cultura política muy profundo.
Cambiemos también estiraba la ventaja de las primarias sobre el Movimiento Popular Neuquino y se imponía en esa provincia patagónica por más de siete puntos y en Santa Cruz, el bastión del kirchnerismo, el radical macrista Eduardo Costa sacaba una diferencia de más de doce puntos.
Lograba además el Gobierno otro triunfo estratégico, al derrotar al salteño Juan Manuel Urtubey por casi diez puntos y mandándolo al tercer lugar detrás del kirchnerismo dejando al peronismo sin el único presidencial no competitivo que le quedaba.
En La Pampa el gobernador Carlos Verna peleaba voto a voto para revertir la derrota de las primarias y en San Luis los hermanos Rodríguez Saá daban el batacazo y pasaban de perder la elección por veinte puntos ante el aliado macrista Claudio Poggi, para ganar por más de diez puntos.