https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

53º Coloquio de IDEA Empresarios y sindicalistas coincidieron en que “no es necesaria una reforma laboral” sino una “reforma fiscal”


 Los disertantes destacaron la importancia del diálogo entre ambos sectores y expusieron los casos de YPF y Toyota, donde se logró un acuerdo

Empresarios y sindicalistas consideraron que la reforma laboral “no es necesaria” y coincidieron en que sí hace falta una “reforma tributaria para terminar con los impuestos distorsivos”, durante el panel “El juego de la cooperación”, del 53º Coloquio de IDEA, en Mar del plata.

El presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, sostuvo que “hay que trabajar con los convenios en los detalles e ir actividad por actividad”, y aseguró que los empresarios tienen “el deber de listar lo que necesitamos y ver en las reuniones con los sindicatos si se puede reformar o no”.

Del lado sindical, el secretario General del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, aseguró que “la reforma laboral no es necesaria”, y si hay que hacer reformas, “deben ser a través del convenio colectivo de trabajo”.

“Reformar una Ley que va a perjudicar es crear un problema cuando no hay nada que haga necesario discutir una reforma laboral, lo que hay que discutir es una reforma fiscal, podemos hablar de Impuesto al Cheque, Ingresos Brutos, y todos los impuestos distorsivos que afectan la competitividad”, disparó el sindicalista.

Por otro lado, el presidente de Toyota Argentina y CEO de Toyota Venezuela, Daniel Herrero, dijo que “hay que trabajar punto por punto y si hay algo que globalmente se tiene que cambiar, se puede hacer”, durante el panel que contó con la moderación de la periodista de Radio Mitre y El Cronista, Alejandra Gallo.

Consultado por “cómo pensar un sindicalismo y empresariado más creíble”, luego de los casos del “Pata” Medina y Odebretch en Brasil, Herrero consideró que “el gran desafío que tenemos es la generación de empleo, porque la tecnología genera desempleo y es donde la empresa tiene que arriesgarse, y tiene la capacidad de hacerlo”.

Pereyra coincidió en la importancia de la educación: “Pasa al primer plano. En Neuquén tenemos bachillerato y necesitamos la escuela técnica, tenemos todos los trabajadores ingenieros que puede hacer de profesores y tenemos el trabajo pero tiene que venir con una fuerte capacitación porque si no va a tener que venir la mano de obra de afuera”.

Gutiérrez explicó que “estamos inmersos en un mundo tecnológico y la modalidades cambian todos los días”. “La competitividad es una gran parte de esto, y lo otro es lo impositivo, las competencias para el sector del medioambiente, el complejo logístico para poder llevar los materiales. Si la arena cuesta 200 pesos, 80 son de transporte”.

“Tenemos que trabajar para ser productivos, tener la productividad de Brasil que es la que podemos tener en los próximos 5 años. Si lo logramos podemos ser muy exitosos”, confió.
Los disertantes contaron sus experiencias, en el caso de YPF con Vaca Muerta, Gutiérrez explicó que “a través de distintas conversaciones con autoridades del Gobierno, sindicatos, con el senador Pereyra, entre otros actores, llegamos a la conclusión de que debíamos sentarnos a conversar sobre la modalidades laborales que teníamos en Vaca Muerta y algunas cuestiones que ver con otros aspectos”.

“Como industria intentamos entender cuáles era los puntos que afectaban la operación, en conjunto con los sindicatos. En YPF trajimos nuestra gente de Neuquén, y luego de horas de trabajo intenso en Buenos Aires detallamos aproximadamente 30 ítems que queríamos discutir con los secretarios”, contó y aseguró que ese acuerdo significó “un aumento del 70% en la productividad”.

“Vale la pena internarse y enterrarse en los detalles porque ahí es donde está la verdadera reforma laboral, en los detalles de nuestras actividades”, confió Gutiérrez.
Pereyra destacó el “dialogo que es lo que fortalece las instituciones, el país y las relaciones”.

“Este dialogo lo encabezó el mismo presidente de la Nación, Mauricio Macri, que cada 15 días hizo un monitoreo de cómo iban las negociaciones, y de la mano del ministro de Energía y los otros ministros que nos pusieron a dialogar para levantar esta actividad”.
“A través de ese dialogo, que estuvo ausente durante más de 10 años, donde se encargaron de fracturar al movimiento obrero, felizmente esto se está acomodando, estamos apostando por la unidad”, sostuvo.

Gutiérrez, en tanto, recordó: “Hace 12 años que no venía a IDEA, la última vez que vine me echaron del trabajo porque participé de un pre coloquio en Comodoro Rivadavia, y pedí por la seguridad jurídica, y luego el ex presidente Néstor Kirchner me sacó de Telefónica. Así que es un gran paso para mí”.

Se refirió a la importación del gas en Argentina: “Nuestro país está importando gas por 9 mil millones de dólares anual”. Y se preguntó: “¿Qué estamos haciendo nosotros que tenemos la segunda reserva de gas mundial no convencional?”.

Pereyra propuso “copiar lo que hizo EE.UU., que importaba gas, empezó a invertir en el no convencional y ha llegado después de 10 años a tener autoabastecimiento y a exportar a otras partes del mundo”.

“Esto es a lo que aspiramos, tener el autoabastecimiento, que baje el precio del gas y tengamos mano de obra genuina, este es el acuerdo, costó mucho venderlo dentro de los mismos compañeros, donde se viene de un sistema totalmente distinto, donde sectores de izquierda radicalizados que no están dentro del sector se dedicaron a generar conflictos”, criticó.

Con respecto al caso Toyota, Herrero recordó que “la relación sindical entre Toyota y SMATA era pésima”.

“Cuando empezamos a dialogar encontramos que el desafío era crecer para generar empleo, y en ese objetivo descubrimos que el mercado argentino no alcanzaba, había que convertir a la Argentina en una base exportadora para toda Latinoamérica”, visualizó.
“Había que mejorar el ausentismo, teníamos el 10%; la temperatura adentro de la planta, hoy terminamos de instalar el aire acondicionado”.

“Luego entramos en temas difíciles, productividad, quiero el mejor empleado, le voy a pagar el mejor salario pero tiene que tener la cuota equivalente a la productividad y la eficiencia de lo que hacemos. Empezaron a venir los proyectos, en el momento más difícil no estaba por aprobarse el presupuesto de 800 millones, y nos fuimos con juntos con el `gordo` (en alusión al secretario general de SMATA, que no pudo asistir al Coloquio de IDEA), y adelante del directorio de Japón ratificamos que íbamos a cumplir con el compromiso del proyecto”, relató Herrero.

El resultado fue: “de esas 1.800 personas que teníamos ahora son 5.400. Y de 60 mil unidades que producíamos, vamos a producir este año 130 mil. La planta está trabajando con 95% de eficiencia y con menos de 3% de ausentismo”.

“Hoy con el sindicato nos preocupa mucho la educación a futuro y estamos desarrollando programas de educación en toda la Argentina, y todos los programas sociales que tenemos los hacemos a medias con el sindicato”, afirmó.


Resaltó la “relación de confianza” y dijo que “desde 2010 no perdimos ni una unidad más de producción por problemas sindicales”.