Magario y sus asesores del rito Umbanda, les gustaría saber a los pastores evangelistas?

EFECTO MALDONADO:  CRISTINA CAE ABRUPTAMENTE EN LAS ENCUESTAS.

A la viuda negra se le agotaron las baterías. Lo que conocen sus estrategias (aún la nauseabunda costumbre de aprovecharse de los muertos para hacer campaña) coinciden en afirmar que no tiene futuro. Lo dice Pichetto, Abal Medina y otros de sus ex fieles incondicionales.blicidad
Verónica Magario aspira ser su sucesora porque se lo dijo una Mai Umbanda y volvió a acercarse a Cristina para que la unja la próxima conductora con un manual de delirios místicos que hasta el propio mano santa de Alberto Olmedo quedaría pasmado de la estupidez nada cómica.
Cristina está al menos 4 puntos y medio por debajo de Bullrich de cara a octubre. Le falló el efecto Maldonado que pensaba favorecerse con eso y para colmo quiso estigmatizar a Gendarmería porque estaba al tanto de lo que se le venía encima. Los peritajes de esa  fuerza en el caso de la muerte de Nisman ya trascendieron que hablarán de crimen, no suicidio. Ensuciar a Gendarmería atribuyéndole el secuestro y muerte de Maldonado fue un boomerang que le jugó en contra a ella y su puñado de seguidores.
 Cristina será senadora pero sin nada de poder en la Cámara Alta, hasta es posible que termine negociando con CAMBIEMOS pactos de no agresión a cambio que le devuelva la Justicia algo del dinero que le tiene embargado por distintos actos de corrupción.
Florencia Kirchner -la azafata del tren fantasma- está que trina por no acceder a sus fondos mal habidos.
Lo absurdo de todo esto es que la intendenta semi analfabeta de La Matanza tiene en carpeta un plan (seguro proporcionado por sus Umbandas de cabecera) de declarar a ese distrito o a una porción de él algo así como “tierra sagrada”  y desde ahí hacer su lanzamiento como futura sucesora de Cristina.
El barco kirchnerista se hunde y junto a él la Presi y la bufona que aspira heredarla.
Bajar 5 puntos en las encuestas más serias y que huyan de su lado sus antiguos más fieles operadores es un camino sin regreso.
Y para colmo esa estupidez de considerar un predio de La Matanza algo así como “territorio sagrado”.
“¿No es fino?”,  decía Jorge Porcel en uno de sus antiguos slogans más logrados. Era un  forma de decir: Qué boludez olímipica.
Por Jorge D. Boimvaser