Los agentes saldrán en busca de los u$s 93.300 millones del blanqueo

Ya no habrá que esconderse más en los cafés de los hoteles cinco estrellas. Ahí solían encontrarse el ejecutivo de banca privada que atendía desde Uruguay, Panamá o Estados Unidos con su cliente cuando venía al país para ver el estado de las inversiones. El agente asesor global de inversiones (AAGI) es la nueva figura creada por CNV que permite administrar fondos que del extranjero, por lo cual la industria saldrá en busca de captar una porción de un mercado apetecible, porque sobre los u$s 116.800 millones blanqueados, u$s 93.300 millones (el 80%) quedó en el exterior, administrados por la banca privada extranjera, ya que hasta ahora era ilegal hacerlo desde Argentina.
"Habrá una reducción de costos operativos para todas aquellas entidades que tuvieron que abrir oficina en Uruguay para atender a la banca privada, con lo que terminaban teniendo una duplicación de filiales. Con esto se pone el punto final a ese modelo de negocios, con lo cual se van a reducir mucho los costos, al no tener tanta burocracia".
Quien habla es un experto en la materia, que pide que su nombre no sea develado. "Esto va a reducir mucho el número de Alycs, ya que va a ser un cambio en la forma de operar y en cómo el mercado va a hacerse más eficiente, al mejorar la calidad. Se producirá una depuración importante de Alycs, pero vendrán otros players fuertes (suizos) de la banca privada especializada. Además, la mayor parte del dinero que se blanqueó quedó en el exterior, y esta medida es una buena forma de incentivar a que se repatríe", completa la fuente, quien tiene trato con grandes fondos: "Mientras antes se hablaba del temor por la posible vuelta de Crristina, ahora el panorama político se despejó, y de lo que se habla es de un posible segundo mandato presidencial de Macri, con las reelecciones de Vidal y de Rodríguez Larreta".
"La industria del wealth management (es la actividad de gestión de patrimonios, que consiste en manejar ahorros de individuos, corporaciones e instituciones) ahora volverá a la normalidad, tal como existe en Chile, Brasil, Bolivia, Uruguay, Perú, Colombia, por lo que se creará empleos de calidad para gente talentosa", se alegra Pablo Albina, Country Head Argentina de Schroders.
Diego Guzmán, CEO de Megainver, va en la misma línea: "Mucho dinero de argentinos que hoy es administrado desde Uruguay, ahora podrá ser gerenciado desde acá, ya que se trata de plata blanqueada. Se podrá hacerlo a través de un AAGI en vez de con un broker extranjero".
A su juicio, el hecho de tener como asesor a un intermediario local, que tiene más conocimiento y un mayor expertise del mercado argentino, seguramente logrará una mayor predisposición para que recomiende una mayor proporción de activos locales en sus carteras.
¿Cuánto pueden llegar a cobrar? "Entre 1,5 y 2% anual del monto que administran. Esto va a ayudar a trasparentar bastante lo que realmente paga el inversor entre comisiones de compra/venta, custodia, cobro de cupones/dividendos y precios sucios (este último es el mayor de los costos y del cual el cliente ni sabe que existe; se forma cuando el broker/dealer compra y vende bonos con cartera propia)", advierte Mariano Sardáns, CEO de FDI.
Desde su óptica, la ventaja del AAGI es que, al estar registrado en la Argentina, se podrá hacer cualquier tipo de acción judicial contra él en caso de mala praxis, por lo que el cliente estará mucho más protegido. "Ahora lo que falta es obligarlos a que se capaciten y se especialicen, aparte del examen de idóneo de CNV", señala Sardáns.

cronista