https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El mayor desafío de la España democrática, también para la economía

El desafío soberanista catalán amenaza con restar ritmo al crecimiento nacional, pero también se presentan serias dudas sobre si la región será capaz de sostener por sí sola pilares económicos como el pago de deuda y pensiones. ¿Qué opinan los analistas? ¿Cómo han reaccionado los mercados?


¿Es viable Cataluña sin España? ¿Y España sin una Cataluña que aporta casi un 19% del PIB? El desafío soberanista catalán amenaza con restar ritmo al crecimiento nacional, pero también se presentan serias dudas sobre si la región será capaz de sostener por sí sola pilares económicos como el pago de deuda y pensiones. Los mercados, de momento, parecen tener claro que la sangre no llegará al río.
El Instituto de la Economía Mundial (IfW), uno de los principales centros de estudios económicos de Alemania, ha publicado un informe en el que considera que la independencia perjudicaría a ambas partes. Según el estudio, Cataluña, que basa buena parte de su fortaleza en la industria y en las exportaciones, y la comunidad autónoma de Madrid aportan cada una en torno al 19% del PIB español. "Cataluña tiene las cifras más altas de exportación de todas las regiones españolas. En 2016, con 65.100 millones de euros, estuvieron incluso por encima de las exportaciones de Madrid y la Comunidad Valenciana sumadas", explican.
Sin embargo, aseguran que pese a esas cifras la región "no domina las estructuras económicas nacionales" y, al igual que otras regiones, sigue luchando contra diversos problemas como el desempleo, “aunque con una tasa del 16 % esté algo por debajo del promedio español”.
Empleo y pensiones
Desde Saxo Bank recuerdan además que, en el sector privado catalán, “el modelo de crecimiento sigue dependiendo demasiado a menudo de empleos poco cualificados, especialmente en servicios o turismo. Son de baja productividad y afectarán negativamente al potencial crecimiento del PIB a medio y largo plazo”.
Del empleo surge además otra preocupante derivada. Según cálculos publicados, la Seguridad Social española perdería los actuales 3 millones de afiliados que aporta Cataluña (un 17%). Sin embargo, debería seguir pagando a todos los pensionistas. También los suyos (1,5 millones de pensionistas). No se debe pasar por alto que la región levantina ha sido una vez más la principal receptora de capitales del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), con 1.971,46 millones en el último reparto, un 31,7% de todo lo previsto por el Gobierno estatal.
A juicio de los expertos que se muestran en contra de la independencia, es precisamente la lucha contra esos problemas lo que obliga a Cataluña a mantener sus lazos con España y el mercado europeo. Los datos demuestran cómo la cuota de las exportaciones a países no pertenecientes a la UE (especialmente a Sudamérica) ha aumentado en Cataluña del 26,7% en 2000, al 35% en 2015. Pero la UE sigue siendo el principal destino de sus productos.
Cristopher Dembik, responsable de análisis macroeconómico de Saxo Bank, recuerda también el impacto que la independencia tendría sobre el sector industrial español. “Tras un fuerte descenso de 2009 a 2013 con el colapso de la burbuja inmobiliaria, la industria ha ganado impulso gracias a las exportaciones y parece estar en mejor posición en comparación con hace unos años”, indica el experto. Según explica, el valor añadido bruto (VAB) correspondiente al sector manufacturero en Cataluña es del orden del 16,7% frente al 13,4% de España y del 15,8% de la UE (datos de 2015).
Por su parte, los analistas de Credit Suisse señalan que la independencia podría hacer perder a Cataluña el 20% de su PIB. Y todo sin tener en cuenta los costes de tener que hacer una moneda propia, de crear nuevas estructuras administrativas o de la fuga de capitales.  Desde HSBC calculan que el país perdería 411.210 millones de euros anuales.
¿Quién se queda con la deuda?
La deuda pública sería otro motivo de conflicto. Hay quien está a favor de que Cataluña asuma la deuda que corresponde midiéndola con lo que la comunidad representa en el PIB español (cerca del 19%), lo que equivaldría a unos 200.000 millones de deuda pública. Prácticamente todo el PIB catalán. Pero los economistas que defienden una Cataluña viable económicamente con la independencia, consideran que debería haber una negociación que rebaje la cifra hasta los 85.000 millones de euros. Axesor advierte, sin embargo, que la Generalitat de Cataluña no tiene acceso a los mercados internacionales desde 2010, por lo que tiene que ser el Tesoro Público quien financie su déficit.
Los analistas de Citigroup consideran “todavía” que el resultado del referéndum será “severamente comprometido en términos de aplicación efectiva”. Sin embargo, advierten de que, aunque “el mercado ha reaccionado a duras penas a los titulares sobre la votación, insistimos en que aún hay razones por las que el mercado podría preocuparse después del fin de semana”.
A pesar de la tensión desatada en la región española donde están registradas más empresas en activo, según datos de la consultora D&B, a pesar del éxodo hacia Madrid de los últimos meses recogido en las estadísticas de Axesor, Markus Allenspach, director de análisis de renta fija de la entidad suiza Julius Baerconsidera que “hasta ahora” no ha habido castigo a los bonos españoles en el mercado de deuda. Es por ello que no descarta una posible huida desde papeles más expuestos al riesgo como los españoles y otros periféricos hacia aquellos considerados refugios, como los alemanes, con un mucho menor atractivo inversor.
EL TERMÓMETRO DE LOS MERCADOS
Para este termómetro de los mercados, INVERTIA ha tomado como referencia el pasado 9 de junio, cuando se presentó solemnemente en Barcelona la fecha del 1 de octubre para la celebración del referéndum. Tras aquel día, inversores, gestores y analistas despojaron al denominado ‘proceso’ de toda credibilidad, pero en las últimas semanas en las que algunos bancos de inversión y agencias de rating han advertido de consecuencias negativas del pulso nacionalista sí se ha dejado sentir un especial castigo hacia los valores radicados en el antiguo condado.
A pesar de ello, en general los analistas son optimistas ante una prima de riesgo que apenas ha variado en estas semanas, con el Tesoro financiándose sin problemas en el mercado. En concreto, en la última subasta, se colocaron bonos a tres años con rentabilidad negativa a un tipo marginal del -0,014% desde el 0,029% de la subasta anterior. Pero desde JP Morgan han mandado un claro mensaje a sus clientes: olvidar, de momento, la deuda española, estimando que la tensión se contagiará también hacia la deuda corporativa, con repuntes de entre 10 y 15 puntos básicos. Repsol, Gas Natural, o Iberdrola, entre los nombres señalados por la firma.
MERCADO CONTINUO
En el Mercado Continuo no se aprecia ninguna tendencia conjunta o predominante entre sus cotizadas con sede en Cataluña desde el pasado 9 de junio, aunque el rojo es mayoría. El grueso de las compañías radicadas en esta región se mueve de la mano con la media de sus sectores y los casos más punteros en revalorización o pérdida de valor en Bolsa se atribuyen a hechos específicos del negocio de cada empresa.
Estos son los casos de Fluidra y Ercros, que han anunciado sólidos resultados y optimistas previsiones de negocio. En Renta Corporación y Colonial se deja sentir el tirón alcista del mercado inmobiliario, y en Almirall el dañino efecto del profit warning vinculado a sus ingresos en EEUU. La media de todas ellas arroja un retroceso del 3,4% frente a la caída del 5,9% acumulado por el Ibex 35 en el mismo periodo y del 5,62% que arrastra el Índice General de la Bolsa de Madrid (IGBM).
CaixaBank y Banco Sabadell, los dos valores financieros oriundos de Cataluña, sufren con más crudeza en las últimas dos semanas el castigo de los inversores que en todos los anteriores días que cuentan hasta 112 desde el anuncio del referéndum.
Fluidra 46,25%  Renta Corporación 13,59%  Inmobiliaria Colonial 10,75%  Ercros 6,84%  Abertis 5,09% Cellnex 3,85%  CaixaBank 1,29% Naturhouse -0,53%  Grifols -0,59% Banco Sabadell -1,08%  Applus -2,14% Catalana Occidente -3,75%  Miquel y Costas -4,12%  Reig Jofre -10,31%  FCC -12,99 eDreams Odigeo -15,07%  Gas Natural -15,14% Fersa -21,92%  Oryzon Genomics -25,48%  Almirall -42,53% MERCADO ALTERNATIVO BURSÁTIL (MAB)

La tendencia se repite en el MAB, donde están admitidas a negociación 12 compañías con sede en Cataluña frente a las 19 del Mercado Continuo. Por lo que se refiere al segmento de empresas en expansión, sin embargo, en las últimas sesiones los descensos han sido más pronunciados a consecuencia de cifras de negocio y actualización de previsiones débiles salpicadas también por la entrada en concurso de Neuron Bio y su filial Neol Bio.
Es de señalar el castigo de más del 18% acumulado por Only Apartments, una de las pocas sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria (socimi) que habiendo elegido el Alternativo para su cotización optó por el segmento de empresas en expansión en lugar del específico para estas sociedades. En conjunto, acumulan una caída 5,53% que por pura composición de la ‘cartera catalana’ contrasta con la ligera pérdida del 0,45% que acumula el índice MAB-15 de referencia en esta plataforma.
Ebioss Energy 26,88%  Home Meal -0,42% Tecnoquark -2,99%  1nKemia -3,67% VozTelecom -4,00%  AB Biotics -6,82%  Griñó Ecologic -7,41%  Eurona Wireless -8,18%  Agile Content -9,37%  Pangaea Oncology -9,62%  Only Apartments -18,41%  Lleida.Net -22,36% 
DEUDA SOBERANA
En cuanto al mercado de deuda, el efecto es más evidente, aunque débil. Los analistas de renta fija consultados explican que las operaciones sobre títulos soberanos catalanes en el secundario son escasas, circunstancia que si bien se ha agravado recientemente es patrón común para los títulos de las diferentes autonomías españolas.
La cauta aversión de los inversores a los papeles de deuda catalana es más evidente en aquellos a más corto vencimiento. Una emisión de los llamados ‘bonos patrióticos’ con vencimiento en 2020 ofrece, según las pantallas de Bloomberg, un rendimiento próximo al 2,7% frente al -0,25% que se exige a los títulos del Tesoro Público español a una duración similar y que este mes ha protagonizado la segunda colocación de su historia en el mercado primario con tipos a su favor. Esto se traduce en una prima de riesgo próxima a los 300 puntos básicos entre los estatales y los regionales.
En duraciones más prolongadas, con vencimiento a diez años, el diferencial se acorta al entorno de los 108 puntos básicos, pero es más más amplio que al anuncio del referéndum soberanista. Entonces, la prima de riesgo frente a sus comparables españoles estaba en 105,71 enteros. Un repunte insignificante para títulos más negociados pero significativo en papeles de escasa liquidez como es el caso de los catalanes, señalan gestores especializados en renta fija.
Mientras que desde el 9 de junio la prima de riesgo catalana engorda un 1,93%, la de los bonos españoles frente a los bunds germanos de referencia adelgaza un 1,6% y se queda en el entorno de los 120 puntos básicos en el mercado secundario.
Para los analistas de Goldman Sachs, la única solución ante el desafío soberanista sería ofrecer una mayor autonomía a Cataluña, especialmente en el apartado fiscal, siguiendo el modelo del País Vasco. JP Morganconsidera, sin embargo, que lo mejor es olvidar la inversión en los mercados nacionales, al menos de momento, insistiendo en que “el riesgo de Cataluña se está infravalorando”. Habrá que esperar al lunes para ver la reacción de los inversores a un evento del que aún se desconocen las verdaderas consecuencias.

invertia