El Laundromat: la mega investigación periodística que devela la corrupción del gobierno de Azerbaiyán


El "Laundromat" ("lavandería") de Azerbaiyán es una investigación periodística colaborativa revelada el lunes 4 de septiembre por el Proyecto de Denuncia contra la Delincuencia Organizada y la Corrupción (OCCRP), que denuncia la utilización, el lavado de dinero, dádivas a políticos europeos, empresarios y periodistas y corrupción del gobierno del presidente azerbaiyano Ilham Aliyev para lavar la imagen del país y ocultar las violaciones a los derechos humanos de su régimen.

La investigación revela operaciones similares a las denunciadas en Argentina, Uruguay y otros países latinoamericanos, con artículos periodísticos favorables al gobierno de Azerbaiyán y reiterados viajes de políticos y funcionarios al país del Cáucaso.

El OCCRP es un organismo de periodismo de investigación formado por organizaciones sin fines de lucro, periodistas y varias organizaciones regionales de noticias de todo el mundo creado en 2006 para "hacer informes de investigación transnacionales y promover enfoques utilizando la tecnología para exponer el crimen organizado y la corrupción en todo el mundo".

La compleja trama de corrupción y dádivas que involucra directamente al gobierno de Azerbaiyán fue develada ayer por un equipo de investigación compuesto por los diarios Berlingske (Dinamarca), The Guardian (Reino Unido), Süddeutsche Zeitung (Alemania), Le Monde (Francia), Tages-Anzeiger y Tribune de Genève (Suiza), De Tijd (Bélgica), Novia Gazeta (Rusia), Dossier (Austria), Atlatszo.hu (Hungría), Delo (Eslovenia), RISE Project (Rumania), Bivol (Bulgaria), Aripaev (Estonia), Czech Center for Investigative Journalism (República Checa) y Barron's (Estados Unidos).

"De 2012 a 2014, incluso mientras el gobierno azerbaiyano arrestaba a periodistas y activistas, los miembros de la élite gobernante del país utilizaban un fondo secreto para pagar a políticos europeos, comprar bienes de lujo, lavar dinero y beneficiarse ellos mismos", explica el OCCRP, tras obtener los datos de registros bancarios por 2.900 millones de dólares, que fueron filtrados al periódico danés Berlingske y analizados en una importante investigación de periodismo colaborativo que se denominó el Laundromat Azerbaiyano, "llamado así porque las enormes sumas que pasaron por ella fueron lavadas a través de una serie de empresas fantasma para ocultar su origen".

"Entre otras cosas, el dinero compró silencio -denuncia el OCCRP-. Durante este período, el gobierno de Azerbaiyán encarceló a más de 90 activistas de derechos humanos, políticos de la oposición y periodistas (como Khadija Ismayilova, periodista integrante del OCCRP) por cargos motivados políticamente. El ataque a los derechos humanos fue rotundamente condenado por grupos internacionales de derechos humanos".

La investigación apunta, en un primer momento, a tres políticos europeos, un periodista que escribió a favor del actual régimen y empresarios, los cuales lograron victorias políticas en organismos como la UNESCO o la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Además, hubo movimientos en los que se beneficiaron políticos azeríes, como Yaqub Eyyubov, viceprimer ministro de Azerbaiyán, Ali Nagiyev, un hombre responsable de luchar contra la corrupción en el país, o la compañía farmacéutica AvroMed, cofundada por Javashir Feyziyev, miembro del parlamento azerí y especialista en las relaciones con políticos de la Unión Europea. El Laundromat también señala que "el núcleo de la lavandería de Azerbaiyán fue formado por cuatro compañías registradas en el Reino Unido", que permitió las transacciones por culpa de sus "regulaciones laxas".

"Entre las personas destacadas que recibieron dinero para la lavandería se encontraban tres antiguos miembros de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE): un diputado alemán y un político esloveno que, a diferencia de las organizaciones internacionales, declararon justas las elecciones de Azerbaiyán, y un político italiano acusado de soborno de estos mismos pagos". El esposo búlgaro de la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Irina Bokova, también recibió sobornos.

"Bokova es una de las partidarias más destacadas de Azerbaiyán. El 22 de octubre de 2013, la UNESCO organizó una exposición fotográfica titulada "Azerbaiyán - Tierra de la Tolerancia" en su sede en París. El evento se celebró a petición de la Fundación Heydar Aliyev, presidida por la primera dama de Azerbaiyán, Mehriban Aliyeva. Fue uno de los muchos eventos organizados por la UNESCO que resaltaron la cultura de Azerbaiyán", prueba el OCCRP.

"En 2014, Sager Eckart, ex productor de CNN, recibió cerca de 2 millones de euros en su cuenta bancaria en Emiratos Árabes Unidos de Hilux Services LP. Eckart aparece como un contacto de prensa para artículos de relaciones públicas que promueven las opiniones del gobierno de Azerbaiyán".

El origen de los fondos se logró rastrear directamente a Ilham Aliyev, presidente de Azerbaiyán desde hace 14 años, en 2003, quien "heredó" el puesto tras la muerte de su padre, presidente por 10 años desde 1993. Aliyev ya había sido denunciado por lavado de fondos en reiteradas investigaciones periodísticas de esta magnitud: en 2013, el International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ) demostró el entramado de empresas off shore del presidente, mientras que en 2016 se probaron nuevamente las denuncias en los Panamá Papers.

En esta ocasión, "casi la mitad de los 2.900 millones de dólares provino de una cuenta del Banco Internacional de Azerbaiyán (IBA) por una misteriosa compañía fantasma vinculada a los Aliyev. El segundo y tercer contribuyente más importante fueron dos compañías offshore con conexiones directas con un miembro del régimen. Parte del dinero provenía directamente de varios ministerios gubernamentales. Misteriosamente, otra parte vino de Rosoboronexport, un exportador de armas estatal de Rusia. Está claro que se explorará toda la extensión de la lavandería azerbaiyana durante los próximos años".