https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

De Vido se quedó sin abogados a una semana del juicio por Once

El ex ministro kirchnerista de Planificación y diputado nacional, Julio De Vido, se quedó sin abogados defensores a seis días de tener que sentarse en el banquillo de los acusados en el juicio por la "Tragedia de Once", donde murieron 51 personas.
Fuentes judiciales revelaron que los letrados Adrián Maloneay, Julio Virgolini y Mariano Silvestroni renunciaron esta mañana a defenderlo en todas las causas penales en las que el ex ministro se encuentra procesado e imputado en los tribunales federales de Comodoro Py.
La decisión, que fue consensuada con el actual legislador nacional, podría provocar la postergación del juicio que el tribunal oral federal 4 tiene previsto iniciar, el próximo martes 27, contra De Vido por la tragedia de Once, que causó 51 muertos.
"Los motivos son claros: nuestro cliente fue traído a esta instancia a consecuencia de acusaciones construidas en un juicio anterior del que no fue parte y en el que no tuvo oportunidad de defenderse", explicaron los defensores. Y añadieron: "Pese a que nuestro cliente no participó ni tuvo ocasión de defenderse en el juicio anterior, la prueba en él producida parece inamovible e irreproducible, como previsiblemente lo serán las conclusiones que de él provienen, a juzgar por la cerril negativa a atender a cualquier planteo que formule la defensa. Si la prueba de cargo no puede ser cuestionada, entonces no hay defensa posible".
"Se advierte así que el derrotero de esta causa en todas sus instancias, incluida la Corte Suprema, está marcado por la decisión inédita -por su carácter sistemático y hasta grosero- de impedir en modo absoluto el ejercicio de la defensa, incluso en decisiones sobre cuestiones prácticas, organizativas, que también hacían a la posibilidad de estos defensores de ejercer con libertad y con la dignidad adecuada el ministerio que les estaba confiado", sostuvieron.
La renuncia, además, se hizo extensiva otras causas claves en donde el ex ministro y diputado está procesado o imputado: asociación ilícita por obra pública, Skanska, subsidio a transportes, la compra de gas licuado y sobreprecios en Río Turbio, por la cuales en julio pasado el fiscal Carlos Stornelli había pedido su desafuero y detención.
"Por el presente venimos a renunciar a nuestros roles de defensores y patrocinante, respectivamente, en esta causa -sostuvo el escrito-. Lo hacemos acompañando la decisión, adelantada ya por nuestro cliente, de sustituirnos en su representación, no sin hacer presente que por diversos motivos esa decisión se conjuga con la nuestra, en el mismo sentido".
"Ha quedado en evidencia en el trámite de la presente causa, desde su inicio y a través de todas sus instancias, que esta defensa no ha tenido la oportunidad de contar con un proceso regular y respetuoso de los derechos que asisten a cualquier ciudadano que enfrenta un juicio penal", dijo la defensa.
Y agregó que "las características del proceso que está llevando a De Vido a juicio oral vulneran todos los mandatos constitucionales que regulan el proceso penal y el derecho de defensa en juicio, no están a la altura de la relevancia del suceso que se investiga, y aseguran que el desarrollo del proceso se reduce a un ritualismo vacío que tiene por objetivo sólo la condena de Julio De Vido".
Los abogados sostuvieron que su decisión se "funda en la conciencia de la imposibilidad del ejercicio pleno y regular de la defensa en juicio".
"Se trata de una decisión dolorosa, pero necesaria porque responde a la excepcionalidad e intolerabilidad de una realidad que jamás, en largos años de profesión, e incluso de magistratura en el caso de uno de los firmantes, habíamos presenciado en la República Argentina", aseguraron.
Puntualmente, en el caso de la Tragedia de Once, los abogados advirtieron que "los cargos allí formulados se le trasladaron en forma automática y encontraron en la etapa de instrucción una sistemática negativa a examinar sus planteos, proveer las pruebas que requería y atender a sus pedidos de revisión de las decisiones adoptadas".
"Todo intento de ejercer su defensa material tuvo como respuesta sucesivos rechazos in limine dispuestos por el juez de grado y confirmados en instancias superiores, siempre en forma dogmática, vacíos de toda motivación", aseguro.
Y además, añadieron, "todo intento de ejercer su defensa material tuvo como respuesta sucesivos rechazos in limine dispuestos por el juez de grado y confirmados en instancias superiores, siempre en forma dogmática, vacíos de toda motivación o con motivación aparente".