https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Los inversores huyen de los activos de riesgo al aumentar las tensiones geopolíticas

La caída del mercado continúa con los inversores huyendo a zonas más seguras, dadas las tensiones entre los EE.UU. y Corea del Norte. La apertura de Estados Unidos no hizo nada para disipar los nervios del día, haciendo que los índices europeos intensificaran sus pérdidas.
Mute
El Dow Jones se desplomó más de medio punto porcentual después de la campana, perdiendo 130 puntos para dejar al índice oscilando justo por encima de 21900. Este es su precio más bajo desde finales de julio, planteando preguntas de si este es el final de la reciente subida a niveles récord del Dow Jones, o simplemente una breve corrección hasta que la situación entre Estados Unidos y Corea del Norte se enfríe y llegue una serie de datos económicos importantes, empezando con el dato de inflación de mañana.
La caída del Dow tuvo serias implicaciones para el resto de los mercados globales. Los inversores expresaron su preocupación por la amenaza nuclear que plantean dos niños muy mimados.
El Euro Stoxx 50 se dejó un 1,14 por ciento a 3.428,99, mínimos de casi cuatro meses. Todos los sectores de la eurozona cerraron en negativos, liderando los descensos los bancos con una caída del 1,7 por ciento. El Ibex 35 retrocede un 1,38 por ciento a 10.450,0.
"Parece que hay un mayor temor a una escalada de las tensiones", dijo Andre Bakhos, director gerente de Janlyn Capital,
Con Japón y Corea del Sur advirtiendo también a Corea del Norte, los inversores están dando un paso atrás para ver qué está sucediendo antes de volver a entrar en el mercado.
Los activos considerados refugio, como el oro, el yen, los bonos de alta calificación y el franco suizo, volvieron a verse favorecidos. El oro alcanzó un máximo de dos meses de 1.292 dólares la onza en medio del nerviosismo.
Aunque Japón podría estar en primera línea de choque con Corea del Norte, el yen se está beneficiando porque Japón es la nación acreedora más grande del mundo y los inversores japoneses tienden a repatriar fondos en tiempos de estrés, atrayendo otros flujos.
El euro cae un 0,1 por ciento a poco más de 1,1750 dólares y se acercó a un mínimo de dos semanas, mientras que el dólar neozelandés se dejó un 1 por ciento, ya que el jefe del banco central dijo sin rodeos que quería la divisa más barata.
"Vimos ayer una tentativa para recuperar el apetito por el riesgo tras las ventas inspiradas por la incertidumbre geopolítica, pero creo que ese movimiento, justificadamente, se está desvaneciendo un poco hoy", dijo el jefe de estrategia de divisas de Saxo Bank, John Hardy.
"Creo que esta situación es más crítica que lo que el mercado está descontando". Durante la noche, Corea del Norte calificó como una "carga de tonterías" las advertencias del presidente estadounidense, Donald Trump, de que se enfrentaría a "fuego y furia" si amenazaba a Estados Unidos.
También esbozó planes detallados para un ataque con misiles cerca de Guam, que está a más de 3.000 kilómetros al sureste de Corea del Norte y alberga a unas 163.000 personas, una base de la Marina estadounidense que incluye un escuadrón submarino y una base aérea.
"Un diálogo sano no es posible con un tipo desprovisto de razón y sólo vale la fuerza absoluta contra él", dijo una nota de la agencia estatal de noticias de Corea del Norte KCNA sobre Trump.
Con la retórica bélica al alza, el rendimiento de los bonos alemanes se mantuvo cerca de los mínimos de seis semanas. Los equivalentes estadounidenses y británicos también estaban cotizando ligeramente por encima de los mínimos de seis semanas del miércoles. Los analistas dijeron que los rendimientos, que se mueven inversamente a los precios, podrían caer aún más si las tensiones geopolíticas siguen aumentando, incluso si los bancos centrales de Estados Unidos siguen hablando de subir las tasas de interés o de reducir los programas de estímulo.
"En la actualidad, seríamos cautelosos con una pizca de aversión al riesgo y, por extensión, también nos mantendremos alejados de ponernos cortos en los mercados de deuda", dijo el estratega macro global de RBC, Peter Schaffrik.
El gran activo del mercado en tiempos de tensión, el oro, alcanzó un máximo de dos meses de 1.292 dólares la onza en medio del nerviosismo. No era sólo la amenaza de un conflicto con la ambiciosa Corea del Norte. Un destructor de la marina estadounidense navegó a 12 millas náuticas de una isla artificial construida por China en un desafío a las reivindicaciones territoriales de Pekín, dijeron funcionarios a Reuters.
Los precios del acero y del cobre se mantuvieron fuertes en los mercados de metales. El petróleo se giró a negativo en la última hora de la sesión europea y el Brent cede ahora un 0,55 por ciento a 52,41 dólares.
Los fabricantes de misiles Raytheon y Lockheed Martin han superado a Wall Street en casi un 4 por ciento en los últimos días y el índice de defensa estadounidense de Dow Jones está en un máximo récord y avanzando por séptimo día consecutivo.


capitalbolsa