https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Banco Ciudad Newsletter- Informe Económico Semanal

LA SEMANA EN POCAS PALABRAS

En la última semana, el Banco Central continuó con sus intervenciones en el mercado de cambios, procurando evitar variaciones “disruptivas” asociadas a una volatilidad típica del proceso electoral, que no tuvieran que ver con alteraciones en las variables fundamentales de la economía. Como resultado, logró que el valor del dólar no supere el umbral de los $18 a nivel minorista, el pico que había alcanzado a fines de julio. El costo de esta intervención resultó acotado en términos de reservas internacionales y fue acompañado por el mantenimiento de elevados rendimientos en pesos, con un ojo puesto en la dinámica cambiaria y otro en las variaciones del nivel de precios.
En lo que hace a la evolución cambiaria, el valor del dólar cerró la semana en $17,71 a nivel mayorista ($18 el minorista), acumulando en lo que va de agosto una variación de tan sólo 0,2%, tras incrementarse 6,5% en julio. Esta estabilidad tuvo lugar gracias a la decidida intervención del Banco Central en la plaza cambiaria, con ventas de divisas equivalentes a USD 1.600 millones en las últimas dos semanas. El pico de ventas por parte del BCRA se registró el día miércoles, cuando se desprendió de USD 584 millones y el dólar alcanzó su mayor valor a nivel mayorista ($17,8), para finalizar la semana 10 centavos por debajo, coincidentemente con dos jornadas alcistas en la bolsa de valores previo a las elecciones legislativas.
Con todo, el impacto sobre las reservas internacionales se vio más que compensado por el ingreso de divisas del Tesoro Nacional, asociado a sus colocaciones de deuda en los mercados internacionales de crédito. El pasado 4 de agosto se integraron USD 2.700 millones correspondientes a un préstamo por USD 6.000 millones acordado a comienzos de año con un consorcio de bancos, del que todavía restan desembolsarse otros USD 1.800 millones. En este sentido, aún con las recientes intervenciones cambiarias, las reservas del Banco Central actualmente se ubican en torno a los USD 49.000 millones, una cifra superior a la de fines de julio (USD 47.014 millones), la cual da cuentas del “poder de fuego” del que dispone la autoridad monetaria.
El accionar del Banco Central, de todos modos, no quedó circunscripto al mercado de cambios. La entidad también decidió esta semana mantener estable su tasa de política monetaria en 26,25%, nivel que sostiene desde mediados de abril. Paralelamente, el BCRA se siguió mostrando activo en el mercado secundario de Lebacs, llevando la tasa de las letras de más corto plazo a niveles cercanos al 27%, en un anticipo del movimiento al que podría llegar a recurrir en la licitación del próximo martes 15, cuando vencen $534.000 millones de estos instrumentos.
Estos movimientos se encuadran en un endurecimiento de las condiciones monetarias orientado a desincentivar la demanda de divisas pero que, como ya se indicó, también se da en un contexto en que la inflación se ubica en niveles superiores a los que el Banco Central esperaba para esta época del año, si bien con algunas particularidades.
Según el INDEC, la inflación nacional de julio finalmente fue de 1,7%, mayor a la de junio (1,2%), pero con una elevada incidencia de los rubros regulados, que aportaron medio punto porcentual a la variación del mes. Por su parte, la inflación subyacente (1,8%) se mantuvo en torno al promedio de los primeros 6 meses del año (1,7%), capturando un limitado traslado de los recientes movimientos cambiarios a precios. Esto se observó, fundamentalmente, en bienes transables como los alimentos, que se encarecieron sólo 1,1%. Asimismo, en el caso de los ítems estacionales, tendieron a compensarse los aumentos típicos del receso de invierno en esparcimiento, con las bajas vinculadas a las liquidaciones en indumentaria.
En suma, el de julio fue un buen dato, considerando la combinación de subas de precios regulados con mayores presiones cambiarias, situando la inflación del mes por debajo de lo esperado por el mercado (1,9%), de acuerdo a la variación implícita en las estimaciones del Relevamiento de Expectativas del BCRA.
Finalmente, en la última semana el INDEC también dio a conocer la evolución del Índice de Salarios, que al mes de junio muestra un avance mayor al del nivel general de precios. Para los trabajadores registrados, la variación de sus remuneraciones se ubicó en un 29,7% interanual, lo cual representa una mejora real del 6%, considerando una inflación cercana al 22%. Esta tendencia se mantiene también en el caso de los asalariados no registrados, para los que se cuenta con información sólo desde el mes de enero de este año, observándose en el primer semestre un avance de 1,3% en sus salarios reales, sumándose las distintas mejoras en el poder de compra al conjunto de señales que reflejan una progresiva reactivación económica.