Volkswagen sube su beneficio tras el aumento de las ventas pese a la crisis

El fabricante automovilístico alemán Volkswagen (DE:VOWG_p) ha incrementado sus ganancias en el primer semestre del año, tras el aumento de las ventas y porque no tuvo provisiones como en 2016 para pagar acuerdos extrajudiciales en EEUU y modificaciones técnicas en los automóviles diesel.
A la crisis del diesel y el debate sobre la vida del motor de combustión se han sumado ahora las sospechas de que Volkswagen, Porsche (DE:PSHG_p), Audi (F:NSUG), Daimler(DE:DAIGn) y BMW (DE:BMWG) formaron desde la década de 1990 del siglo pasado un cártel para acordar precios y cuestiones técnicas.
El grupo Volkswagen aumentó en el primer semestre el beneficio neto a 6.595 millones de euros, un 84,3 % más que un año antes.
La ganancia operativa se incrementó en el mismo periodo un 67 %, hasta 8.916 millones de euros.
El fabricante alemán no tuvo en el primer semestre extraordinarios negativos en comparación con los -2.178 millones de euros del primer semestre de 2016.
La facturación mejoró entre enero y junio un 7,3 %, hasta 115.862 millones de euros.
La presentación de los resultados coincidió con la visita de la ministra alemana de Medio Ambiente, la socialdemócrata Barbara Hendricks, al presidente del grupo Volkswagen, Matthias Müller, en la sede de la compañía en Wolfsburgo.
Hendricks dijo en Wolfsburgo que el diesel limpio puede ser una transacción a los motores eléctricos pero no la solución a medio y largo plazo porque prefieren otros sistemas de propulsión.
Criticó que ha habido demasiada proximidad entre políticos y la industria automovilística en el pasado, que ha hecho que ésta se sintiera muy segura.
Y amenazó con prohibir los vehículos diesel pese a las adaptaciones técnicas previstas.
Müller ha ofrecido adaptar técnicamente 4 millones de vehículos para que sean homologados, 1,5 millones más de los que quería modificar inicialmente.
En total el software con el que se manipulan las emisiones de gases nocivos está instalado en once millones de vehículos del grupo VW.
Hendricks hizo hincapié en que "hay una pérdida de confianza en la industria automovilística alemana desde hace dos años" por la manipulación de las emisiones y ahora por las acusaciones de formación de un cártel.
Respecto a ellas Volkswagen coopera lleno de confianza con las autoridades pero no las comenta.
El grupo, al que pertenecen otras marcas como Audi, Porsche, Seat y Skoda, incluso, ha dicho que es habitual que los fabricantes intercambien informaciones sobre cuestiones técnicas para mejorar la innovación.
Müller se mostró consciente de la responsabilidad del sector automovilístico con el medioambiente y con los empleos.
Se mostró muy confiado de poder lograr avances en la cumbre del diesel que se celebrará el próximo 2 de agosto en Berlín y en la que se debatirá el futuro del motor de combustión.
"Necesitamos en el futuro motores de combustión limpios en la fase de transición", dijo Müller.
En Alemania y en otros países europeos se debate prohibir el motor de combustión a partir de 2030.
En la cumbre participarán todas las compañías automovilísticas alemanas grandes, el Gobierno federal con los ministros de Transportes, Medio Ambiente, Economía e Investigación, y los primeros ministros de los estados federados donde el sector del motor es muy importante para la economía.
Al presentar el balance el director de Finanzas y Control, Frank Witter, calificó el primer semestre de "buen trabajo de equipo pese a que se mantienen las condiciones difíciles".
El resultado estuvo impulsado por un aumento de las ventas, especialmente en Europa, América del Norte y del Sur.
Witter destacó también el éxito de la emisión de deuda híbrida, que tuvo un efecto positivo en la liquidez neta en el área automovilística.
El grupo entregó 5,156 millones de vehículos en el primer semestre, un 0,8 % más que un año antes, pero en el segundo trimestre la mejora es del 2 %.
La marca VW duplicó el resultado operativo (1.800 millones de euros), Audi lo mantuvo (2.700 millones de euros), Skoda lo subió un 25 % (860 millones de euros) y Seat lo incrementó un 40,9 % (130 millones de euros).
La marca de lujo Bentley volvió a tener números negros operativos (13 millones de euros) y Porsche los mejoró un 16,7 % (2.100 millones de euros).
El grupo VW prevé "superar moderadamente" en todo el 2017 el nivel de entregas de 2016 y una rentabilidad operativa de entre el 6 y el 7 %.

efe