https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿QUIÉN GANARÁ EN ARGENTINA? ¿EL DÓLAR O LAS LEBACS?


por Miguel Angel Boggiano 
Desde el 1 de enero al día de hoy, el dólar subió un 7% contra el peso argentino y todo ese recorrido lo realizó en los últimos 30 días. No hay por qué alarmarse: el dólar estaba empatado con el peso hasta hace 30 días, mientras que la inflación acumulada en los primeros 6 meses del año se ubica en torno al 12%. Esto quiere decir que aún con lo que aparenta ser una suba de importancia en los últimos días, el dólar no sigue corriendo un 5% por debajo de la inflación.
Dolar_2017
¿Por qué subió repentinamente el dólar?
El afán por encontrarle explicaciones detalladas a los fenómenos financieros es una necesidad de la gente. Incluso parece ser una necesidad de los periodistas especializados.
Una primera explicación monetaria se obtiene cuando entendemos que el Banco Central decidió no renovar el total de Lebacs que se vencían, lo cual volcó una cantidad de pesos de importancia a la plaza. Es de presuponer que estos pesos se fueron al dólar. Pero insisto: uno no puede perder de vista que el dólar venía empatado con el peso desde comienzos de años.
¿Pasó algo en especial con las monedas de otros países emergentes? No parece ser una explicación muy contundente, ya que si bien el rublo (Rusia) y el peso colombiano tuvieron una caída similar a nuestra moneda, las monedas de Chile, Uruguay, Brasil o incluso China y la India, prácticamente no tuvieron variaciones.
Quizá tenga sentido pensar que luego de tantos meses en donde tantos fondos locales tenían sus carteras colocadas en activos en pesos, esté comenzando una rotación hacia activos en dólares y hacia el dólar mismo. Alcanza la simple intuición de ver que la inflación en pesos viene siendo del 12% y el dólar todavía no se había movido.
Por último, el propio presupuesto del gobierno indicaba un dólar promedio para el 2017 en 17,80. Para que ese fuera el dólar promedio, deberíamos terminar el año en la zona de 19. Naturalmente es imposible saber si así será, y aunque días atrás parecía imposible, hoy parece menos descabellado. Pero lo importante es destacar que los movimientos de las monedas nunca son parejos a lo largo del año, sino que se concentran en momentos determinados. Sólo cuando se trata de programas de microdevaluaciones (crawling peg), se obtiene un movimiento “controlado”, pero a todas luces artificial.
Desde que se levantó el cepo, el dólar pasó de $9.80 a $17, lo que representa una suba del 74%. En el mismo período, la inflación fue de aproximadamente el 55%:
Dolar_Era_Macri
Esto indica que punta a punta, aún con el gran salto del tipo de cambio en la salida del cepo, Argentina sigue con el tipo de cambio atrasado. (Hay que entender también que aproximadamente la mitad de ese 55% de inflación tiene que ver con tarifas que estaban en niveles absurdos y que produjeron un colapso de la generación de energía en el país).
Señores, el recorrido del dólar de las últimas semanas se ha dado con una volatilidad totalmente normal y típica de un país como la Argentina. No tiene sentido alguno hablar de corrida o especulación cambiaria hasta el momento. La única pregunta válida que queda hacerse es si el movimiento del dólar se trasladará a precios. Mi respuesta es que en esta magnitud y con la economía planchada, el traslado será muy limitado.
De acá a fin de año, ¿quién gana? ¿El dólar o las lebacs? Mi respuesta es que sin saber cuál de los dos será el ganador, no creo que haya una diferencia sustancial entre elegir uno u otro vehículo. Es decir: invertir pesos en lebacs permitirá comprar a fin de año un 3% más o un 3% menos de dólares de lo que se podrían comprar hoy.