FINALIZÓ EL “SEMINARIO INTERNACIONAL INFLUENZA AVIAR 2017” REALIZADO EN ARGENTINA ENTRE EL 7 Y 8 DE JUNIO




Organizado por el Centro de Empresas Procesadores Avícolas (CEPA) y la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), se realizó en la Bolsa de Cereales la segunda y última jornada del Seminario Internacional Influenza Aviar 2017.

Los expositores de la tarde dedicaron su tiempo a la parte económica y los seguros para los productores. Hablaron sobre cómo se trató cada caso.

El brasileño Ricardo Amadeo Sassi habló del Programa de Seguro Sanitario contra Enfermedades Avícolas que se lleva adelante en su país. Aclaró que con las aves recién se empieza a implementar en estos días, pero desde 2009 ya trabajan con los porcinos, bovinos, caprinos y también los vegetales. En todos los casos, los seguros han funcionado muy bien.

Fue muy claro al explicar los beneficios de contar con un seguro de estas características, porque sirve para reducir los costos; reponer los activos al productor; el mantenimiento de la riqueza; y también es un estímulo para la utilización de las buenas prácticas sanitarias.

Como sobreponerse al brote de la Influenza

El Licenciado Sergio Chávez es mexicano y explicó la evaluación económica para su país luego de pasar por enfermedades aviares. Fue claro en su exposición y coincidió con otros disertantes al afirmar que "se pierde mucho dinero en el mercado local, pero en las exportaciones que se dejan de hacer es mayor el número. Además, cuesta volver a lograr la confianza de los compradores".

Similares palabras utilizó el chileno Pedro Guerrero, quien sostuvo la importancia de comunicar los casos lo más rápido que se pueda, porque esto permitirá no extender la enfermedad y salir de ella lo más pronto posible.

Se mostró muy optimista con el futuro de Chile. Aseguró que en pocos días volverán a ser considerados libres del virus y les permitirá comerciar con más países.

Durante fines de 2016 y comienzo de 2017 sufrieron unos casos por los que debieron sacrificar a 380.000 aves enfermas y otras con mucho riesgo. Hoy los dos focos fueron resueltos y todo funciona como corresponde, indicó Guerrero.


En 2015 los chilenos aprendieron mucho del virus, la enfermedad y las medidas a tomar en caso de una emergencia. Todas esas prácticas les permitieron evitar una propagación mayor todavía y las pérdidas, si bien fueron millonarias, podrían haber sido mucho peor. Según sus estimaciones, se perdieron 7.1 millones de dólares y además debieron decomisar 800 toneladas de carne.

Volver al mercado más rápido

"No todos los países son iguales. Cada uno cuenta con diferentes recursos y eso debe ser tenido en cuenta para permitir volver a comerciar más rápido. Algunos necesitan más tiempo y otros menos", explicó el doctor Fidelis Hegngi de los Estados Unidos.

En su presentación contó cómo vivió su país las pérdidas económicas, no solamente la IA, sino también otros virus en la década del 90.

Explicó que por aquéllos años uno de los grandes problemas era que se quitaba a los animales de las jaulas y se las movía llevando el virus en ellas. Se limpiaban, pero no de manera suficiente. Hicieron sacrificios selectivos y todos esos temas los llevaron a plantearse cuál había sido el impacto económico. De qué manera se habían sentido esas enfermedades en el dinero de los productores. Los números fueron preocupantes, pero ninguno se acercó al daño causado por la Influenza.

En 2015 estimaron 4.2 billones de dólares, la pérdida más devastadora en la industria de los Estados Unidos.


En la parte final de su conferencia aseguró que el mundo actual debe estar preparado para la IA, porque no es única y obliga a estrategias nuevas cada año. Además no dudó en afirmar que todos los países deben tomar de modelos lo que otros han hecho para controlar la enfermedad.