EL 90 POR CIENTO DE LOS CÁNCERES DE MAMA SON CURABLES CON DETECCIÓN TEMPRANA



Aunque es la primera causa de muerte por tumores en mujeres, a nivel nacional la mortalidad del cáncer de mama ha decrecido de forma sostenida y estadísticamente significativa en los últimos añosLa mamografía es clave en la detección temprana de la enfermedad.

El 19 de octubre se conmemora a nivel mundial, el día de concientización del cáncer de mama, enfermedad que hoy afecta a68.500 mujeres en Argentina y que es la primera causa de muerte por tumores en mujeres (5600 por año). Aun así, la mortalidad por cáncer de mama en nuestro país  ha disminuido en forma sostenida y estadísticamente significativa a un ritmo de 2.1 % anual entre 2012 y 2014 . Si bien no hay una causa que explique esta disminución, es importante resaltar el trabajo que se viene haciendo durante los últimos años, en los cuales, a partir de la creación del INC y el trabajo sostenidos de los programas de cáncer de mama en las provincias, existe mayor conciencia sobre el tema. 

El incremento de las prácticas  de detección temprana quedó registrado en la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo , que revela que a nivel nacional, alrededor de dos tercios de las mujeres de entre 50 y 70 años (65,6%) se realizó una mamografía en los últimos dos años, dando cuenta de un aumento en comparación con las anteriores ediciones de la ENFR (46,1% 2005 – 59,0% 2009). 

Por otra parte, los registros del Sistema de Información de Tamizaje (SITAM) del INC de los últimos dos años permiten afirmar que de las mujeres a las que se les detectó un cáncer de mama gracias a una mamografía, casi el 70% fue detectado de forma temprana, es decir, en un estadio localizado. En este estadio es posible realizar tratamientos conservadores en los cuales se extirpa el tumor pero no se compromete toda la mama. 

El INC recomienda el estudio mamográfico de tamizaje a las mujeres a partir de los 50 años sin antecedentes personales ni familiares de cáncer de mama. La definición de la población objetivo está basada en la mayor carga de la enfermedad en ese grupo etario (la incidencia del cáncer de mama aumenta a partir de los 50 años) y en el mejor desempeño de la mamografía (la evidencia científica muestra que es en el grupo en el que la mamografía brinda más réditos). 

Hay que destacar que la población objetivo está compuesta por mujeres asintomáticas y sin antecedentes personales ni familiares de cáncer de mama. Esto no quiere decir que mujeres fuera de ese rango etario no deban hacerse mamografías: tanto en las mujeres de entre 40 y 50 años como en las mayores de 70 la decisión de hacer o no una mamografía debe ser personalizada, sopesando criteriosamente los beneficios en relación a los perjuicios potenciales del estudio (falsos positivos y sobre-diagnóstico y sobre-tratamiento). 

El camino para disminuir la mortalidad del cáncer de mama implica un proceso gradual que depende del esfuerzo de diferentes sectores a escala nacional a fin de lograr resultados observables a largo plazo. De esta forma, el Programa Nacional de Cáncer de Mama (PNCM) del INC realiza diversas actividades orientadas a la capacitación y el perfeccionamiento de los profesionales de la salud del país para  mejorar la calidad de los diagnósticos, estandarizar tratamientos y alcanzar una cobertura óptima de las mujeres  con esta enfermedad. También se realizan actividades de sensibilización para que las mujeres tomen conciencia de la problemática y asistan a los controles médicos. 

Un eje clave en el control del cáncer de mama es el registro de las pacientes que ingresan en el sistema de salud. Para ello el Programa cuenta con el Sistema de Información para el Tamizaje (SITAM) que permite registrar a todas las pacientes que se realicen procedimientos de detección, diagnóstico y/o tratamiento en aquellos hospitales, clínicas y centros de salud que activamente cuenten con éste. Esta iniciativa  permite  realizar un seguimiento de los pacientes en las distintas etapas del proceso de atención para proveer información actualizada y además, permite resolver cuestiones relacionadas a las barreras de acceso al sistema de salud por medio de la Navegación de Pacientes: en los casos en que se detecta que una mujer que cuenta con un diagnóstico sospechoso no vuelve al hospital o centro de salud, se implementa el seguimiento de navegación a fin de garantizar el tratamiento,  de modo de ofrecer una cobertura a quienes más dificultades tienen.
 
Como resultado de los esfuerzos por mejorar los registros de tamizaje y la detección temprana de la enfermedad, se ha logrado registrar más de 200.000 mamografías sobre la extensión de 21 provincias a nivel nacional.


El cáncer de mama en cifras en Argentina 

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por tumores en mujeres. 
Se producen 5600 muertes por año por cáncer de mama. 
Se estima que se producirán más de 19.000 nuevos casos por año, lo cual representa el 32,2% del total de incidencia de cáncer en mujeres de Argentina.
Argentina, luego de Uruguay, es el país de América con la tasa de mortalidad más alta por cáncer de mama (con 19,9 y 22,7 defunciones cada 100.000 mujeres  respectivamente). Mientras que Bolivia y Perú tienen las tasas más bajas (con 7,2 y 8,4 defunciones cada 100.000 mujeres respectivamente). 
En el país se presenta una gran diferencia en la tasa de mortalidad entre diferentes provincias. Jujuy y Santiago del Estero están entre las que tienen un índice más bajo, mientras que Mendoza, La Pampa y CABA son los lugares en donde se da una mayor mortalidad. 
Las tasas de mortalidad por cáncer de mama más elevadas se dan entre los 50 (41,6 cada 100.000 mujeres) y los 80 años o más (215,8 cada 100.000 mujeres). 
El cáncer de mama es el cáncer de mayor incidencia en mujeres, con una tasa de 71 casos por cada 100.000 mujeres. 
Más del 75% de las mujeres con cáncer de mama no tienen ningún antecedente familiar de dicha enfermedad. 
Para el cáncer de mama la detección temprana es fundamental, ya que los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación. 
1% de los cánceres de mama se presenta en hombres.