Adiós a las adiposidades localizadas con un tratamiento no invasivo

 

Foto: Freepik.es
Con la llegada del verano, descubrimos hombros y brazos, las polleras se acortan y vuelven los shorts. Para muchas de nosotras enfrentarse al espejo puede ser una situación compleja, cuando no estamos conformes con lo que vemos reflejado.  Las adiposidades localizadas son las más difíciles, porque a pesar de realizar ejercicio y una dieta adecuada muchas veces permanecen.
Entre los tratamientos más novedosos para tratar esas zonas rebeldes existe el sistema CoolSculpting, que utiliza el método de criolipólisis, un enfriamiento controlado que ataca y cristaliza las células de grasa, que luego serán eliminadas de manera natural por el propio cuerpo.
El Dr. Néstor Vincent, director y fundador de la Clínica Ciencia Estética Quirúrgica explica “hoy es posible tratar adiposidades de pequeñas dimensiones como las que aparecen debajo del glúteo (llamada comúnmente bananita) con el nuevo cabezal de CoolSculpting, el CoolMini, especialmente diseñado para tratar esas zonas incómodas”.
Otras adiposidades difíciles, como las que se sitúan en la zona del bretel  del corpiño o por encima de la rodilla, así como también la grasa submentoniana o “papada” , pueden eliminarse con este método no invasivo, que prácticamente no produce molestias ni dolores y requiere una sesión de tan sólo 45 minutos por zona.
Es una alternativa para todos aquellos que quieren evitar el quirófano y buscan un procedimiento más natural y menos cruento que los métodos convencionales como la lipoaspiración.
Más información en http://www.drvincent.com.ar/