Vidal: Ahora el revalúo (¿o impuestazo?) está en sus manos

"¿Quién fue el que hizo un revalúo inmobiliario rural después de 50 años cuando pasaron por la provincia gobernadores, ministros y todo lo demás?". La pregunta se la hizo el mismo Daniel Scioli durante una entrevista a 'Página/12' como candidato a Presidente. Pero también hubo un anterior revalúo fiscal urbano en 2005 que se hizo efectivo en 2007. Y ahora María Eugenia Vidal va por su parte para 2017. Desde ARBA argumentan que no necesariamente implica un aumento impositivo. Pero desde la oposición advierten que si el revalúo alcanza la magnitud de la que se está hablando, "ello repercutirá no solo en un aumento del impuesto inmobiliario urbano y rural, sino también muchos bonaerenses comenzarían a tributar bienes personales y se produciría un aumento en las expensas y en los alquileres en términos proporcionales", además de aumentar ostensiblemente el costo de sucesiones y escrituraciones. Nuevamente, piden que el aumento sea progresivo y gradual para que no pase lo mismo que con la tarifa de luz. Desde el campo también alertan.

En una entrevista en 'Página 12', el entonces gobernador de la Provincia de Buenos Aires y precandidato a presidente por el Frente Para la Victoria (FPV), Daniel Scioli, dijo que su futura gestión podía conocerse por las medidas que tomó durante su Gobernación y entre los ejemplos citó el revalúo fiscal del inmobiliario rural: "¿Quién fue el que hizo un revalúo inmobiliario rural después de 50 años cuando pasaron por la provincia gobernadores, ministros y todo lo demás?".
En rigor, hubo una revaluación que se hizo partir de 1995 y se implementó en 1998, que redistribuyó el peso del inmobiliario entre los terrenos para mejorar el nivel de equidad, pero no aumentó la recaudación de este impuesto. Y, en 2012, Scioli hizo una revaluación, cuando se realizó el primer catastro completo de los inmuebles rurales de la Provincia.
Pero antes, hubo una revaluación fiscal urbana en 2005, que se hizo efectiva en 2007, por ellos, 10 años después, la gobernador María Eugenia Vidal toma la posta.
Ahora, el "recálculo" será sobre "valores de la tierra urbana y suburbana libre de mejoras y sus edificios, las mejoras rurales y las plantaciones". La iniciativa incluye a los denominados Clubes de Campo, Barrios Cerrados, Clubes de Chacra o emprendimientos similares.
¿Qué se considera mejoras? Por ejemplo el acceso a servicios, que puedan haber afectado la valuación de la propiedad.
La valuación fiscal de los terrenos es importante porque es la base sobre la cual luego se cobran varios impuestos, en particular e Impuesto Inmobiliario. Pero el valor fiscal que se asigna a las propiedades no influye sólo sobre los impuestos provinciales, sino que puede impactar también sobre impuestos nacionales, como el de Bienes Personales.
De acuerdo con la Ley 10.707, el revalúo debería llevarse a cabo al menos cada 10 años.
La mandataria provincial emitió el Decreto 790/2016 para el Revalúo general de los valores básicos de la tierra libre de mejoras.
En dicho Decreto se establece la conformación de las Comisiones Asesoras a fin de considerar estos valores, en su Artículo 5 indica que los Concejos Deliberantes y Departamentos Ejecutivos deberán designar sus representantes, junto con los que designe ARBA, todo de acuerdo a lo normado por la Ley 10.707.
Intervienen en este revalúo ARBA, intendentes y concejales de los 135 distritos.
Según ARBA, no implica un aumento impositivo. Según su director, Gastón Fossati, "los nuevos valores que surjan del trabajo con las comisiones regirán cuando sean efectivamente aplicados, aunque nunca antes de 2017. Es decir que el trabajo de actualización no se traduce, en sí mismo, en un aumento de impuestos".
Y agregó que "el objetivo de la actualización es contribuir a la equidad del sistema tributario provincial, corrigiendo las distorsiones que se generan cuando las valuaciones fiscales no reflejan la realidad".
Como sea, desde la oposición ya se pusieron en alera.
"Si el revalúo alcanza esta magnitud, ello repercutirá no solo en un aumento del impuesto inmobiliario urbano y rural, sino también muchos bonaerenses comenzarían a tributar bienes personales y se produciría un aumento en las expensas y en los alquileres en términos proporcionales, puesto que los propietarios trasladarían esos mayores costos a los inquilinos", señaló el legislador del Frente Renovador, Pablo Garate.
Asimismo, Garate aseguró que este "impuestazo aumentaría ostensiblemente el costo de sucesiones y escrituraciones ya que todos los gastos que ello demanda están signados por un porcentual de las valuaciones".
También algunos intendentes han advertido sobre las consecuencias negativas que traería a las finanzas de sus municipios, estimando una baja en la recaudación de las tasas municipales y un detrimento en la prestación de los servicios.
Para impedir esas subas en los impuestos provinciales, Garate le pidió a la gobernadora, a través de un proyecto de ley, que reformule el Decreto N° 790/16 y la resolución de Arba N°24/16 por los que se dispone la ejecución del revalúo de las propiedades urbanas y rurales bonaerenses, a los efectos de que se implemente un aumento justo, progresivo y gradual de las mismas y acorde a las posibilidades de pago reales de los contribuyentes.
En ese sentido, Garate enfatizó: "Debemos sumar a ello el hecho de que este proceso se da en un contexto de aumento generalizado de precios y tarifas, de recesión, de aumento de la desocupación, producto de las medidas económicas implementadas por el Gobierno Nacional, y si a todo eso le sumamos este tarifazo, indefectiblemente se verán más afectados los bolsillos de los bonaerenses".
"Estimamos estar a tiempo para hacer las correcciones necesarias por lo que le solicitamos a la señora gobernadora que reconsidere la medida y que el revalúo que establece la Ley 10.707 se realice en forma progresiva y gradual, creemos que la Provincia debería tener en cuenta todos estos puntos o ideas mencionadas previamente antes de llevar a cabo una medida de este tipo, sino ocurrirá lo mismo que cuando aumentaron las tarifas de la luz, agua, gas y otros servicios, en forma abrupta y en simultáneo", completó el diputado provincial del Frente Renovador, según el sitio '12CON'.
Según 'La Voz de Tandil', la diputada socialista Gabriela Troiano también pidió que el aumento sea razonable y gradual para evitar un “shock” impositivo que será impagable para los bonaerenses que cobran salario básico.
Actualizar el valor de las propiedades a nivel del mercado
El gobierno bonaerense ordenó en julio la constitución de comisiones asesoras municipales que deberán definir el nuevo valor fiscal de las propiedades urbanas y de los campos libres de mejoras para constituir el nuevo esquema del Impuesto Inmobiliario Urbano y Rural que la Provincia comenzará a aplicar en 2017, según se consignó en el decreto 790/16.
Según publica el diario 'BAE' hoy, "el revalúo fiscal urbano que proyecta el Gobierno de María Eugenia Vidal incluye para algunos municipios una actualización de más de 1.000%, aunque ese porcentaje no se traduciría automáticamente en un aumento del impuesto inmobiliario por ese monto ya que se prevé una disminución de las alícuotas utilizadas para recaudar ese gravamen. De todas formas, afectará los impuestos en los tres niveles: las tasas municipales, el inmobiliario provincial y Bienes Personales a nivel nacional.
El último revalúo fiscal urbano realizado en la provincia fue realizado en 2005 pero puesto en marcha dos años después, por lo que según la Ley de Catastro el nuevo recálculo debería ponerse en marcha en 2017. Para eso, ARBA ya envió agentes a todos los municipios de la provincia para conformar comisiones especiales para negociar con los intendentes los nuevos valores de propiedades y baldíos. Los municipios podrán por su parte presentar una “contrapropuesta” para determinar luego un porcentaje de ajuste final".
Según Fossati, los cambios en las alícuotas de ese gravamen se determinarán en la Ley Impositiva de 2017 que se enviará próximamente a la Legislatura bonaerense y que según fuentes bonaerense incluirá reducciones en esos porcentajes. En la ley vigente esas alícuotas se encuentran en un rango de 0,63% y 3,90% para la zona urbana edificada, mientras que las cuotas fijas van desde $49,06 hasta $29.913,72. El máximo en el escalafón es actualmente de $1.173.750. Oficialmente en el gabinete de Vidal afirmaron que modificaciones en estos índices “no están todavía en análisis. (El revalúo fiscal) es una obligación legal. Una ley obliga a revaluar las propiedades cada 10 años. Debió hacerse el año pasado. Pero nada implica respecto a los impuestos. No es de aplicación automática ni mucho menos”, dijo el ministro de Economía bonaerense Hernán Lacunza.