Trampa de bajo crecimiento José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la AEB

Bajo crecimiento, elevada desigualdad y lento avance de las reformas estructurales: estos son los tres problemas que centran la preocupación de la Directora Gerente del FMI. Y los temas que le gustaría fueran combatidos a nivel mundial en un foro como el del G20 del fin de semana pasado.

Son cinco años consecutivos en que el ritmo de crecimiento mundial es inferior al promedio histórico. Y probablemente 2017 será el sexto ejercicio en que ocurre lo mismo.

¿Por qué? Lagarde alude a tres factores para justificar el bajo dinamismo en las economías desarrolladas:

1. Falta de dinamismo en el ajuste de deuda y excesos pasados

2. Debilidad del crecimiento potencial: el bajo crecimiento a corto plazo se perpetúa en el tiempo

3. Demanda y oferta débiles

Y para las economías emergentes:

1. Cambio de modelo de crecimiento de la economía china

2. El fuerte descenso de los precios de las materias primas

Debilidad de fondo en las economías desarrolladas y disparidades, con factores estructurales en algún caso, en las economías emergentes.

Pero una debilidad del crecimiento mundial que acentúa la desigualdad en la distribución de la renta y riqueza, lo que se traduce en un clima político que fomenta el populismo y puede llevar a un mayor proteccionismo. Recuerden que, también como una anomalía histórica, el ritmo de crecimiento del comercio mundial ha sido inferior al propio ritmo de crecimiento económico.

¿Qué recomienda el FMI? Una combinación de políticas y reformas. En definitiva:

• Apoyo a la demanda, pero con la política monetaria cediendo el testigo a la política fiscal

• Reformas estructurales, recuperando el objetivo de hace dos años del propio G20 de implementar medidas que aumentaran el crecimiento potencial en dos puntos (apenas la mitad hasta el momento)

• Revitalización del comercio mundial, con medidas concretas a nivel internacional que vayan más allá de intenciones generales

• “Valentía política” para implementar todo lo anterior

¿Se han reflejado las demandas anteriores en las conclusiones del G20? El Consenso de Hangzhou destaca por presentar un giro en las prioridades de política económica desde las medidas de demanda (la política monetaria y fiscal, consideradas agotadas) a las de oferta, centradas en la innovación. La innovación, con el objetivo explícito de aumentar el crecimiento potencial. “Dar más peso a la ciencia, tecnología y a la economía digital”.

Además, han acordado impulsar el comercio mundial, combatir el proteccionismo y reducir la desigualdad a través de un crecimiento inclusivo que beneficie a todos. Mayor cooperación en política económica a nivel internacional, también para evitar la evasión fiscal.

7. Our growth must be shored up by well-designed and coordinated policies. We are determined to use all policy tools - monetary, fiscal and structural - individually and collectively to achieve our goal of strong, sustainable, balanced and inclusive growth. Monetary policy will continue to support economic activity and ensure price stability, consistent with central banks’ mandates, but monetary policy alone cannot lead to balanced growth. Underscoring the essential role of structural reforms, we emphasize that our fiscal strategies are equally important to supporting our common growth objectives. We are using fiscal policy flexibly and making tax policy and public expenditure more growth-friendly, including by prioritizing high-quality investment, while enhancing resilience and ensuring debt as a share of GDP is on a sustainable path. Furthermore, we will continue to explore policy options, tailored to country circumstances, that the G20 countries may undertake as necessary to support growth and respond to potential risks including balance sheet vulnerability. We reiterate that excess volatility and disorderly movements in exchange rates can have adverse implications for economic and financial stability. Our relevant authorities will consult closely on exchange markets. We reaffirm our previous exchange rate commitments, including that we will refrain from competitive devaluations and we will not target our exchange rates for competitive purposes. We will carefully calibrate and clearly communicate our macroeconomic and structural policy actions to reduce policy uncertainty, minimize negative spillovers and promote transparency.

8. We are making further progress towards the implementation of our growth strategies, but much more needs to be done. Swift and full implementation of the growth strategies remains key to supporting economic growth and the collective growth ambition set by the Brisbane Summit, and we are prioritizing our implementation efforts. In the light of this, we launch the Hangzhou Action Plan and have updated our growth strategies, including new and adjusted macroeconomic and structural policy measures that can provide mutually-supportive benefits to growth. We will also strive to reduce excessive imbalances, promote greater inclusiveness and reduce inequality in our pursuit of economic growth.


¿Les hubiera gustado algo más de concreción? Seguro que sí. Pero, por otro lado, también es cierto que el contexto político no es favorable para compromisos cuantificables. Por otro lado, en mi opinión es muy importante que se hable ya explícitamente del agotamiento de las políticas de demanda. Y especialmente de la monetaria. Esto no significa acelerar la reversión de las medidas monetarias expansivas consideradas inicialmente como excepcionales como iniciar el diseño de una estrategia de salida a medio plazo. Y esto sólo puede ser tras admitir que no pueden ampliarse de forma indefinida.