Las claves del nuevo proyecto del Gobierno para controlar a las empresas

Es una de las obsesiones económicas del Gobierno, al menos en lo discursivo. Crear competencia para mejorar calidad y precios. Fue el argumento que usaron funcionarios para justificar (o amenazar con) importaciones de alimentos o productos de consumo masivo. O para explicar una polémica apertura en el rubro de las comunicaciones satelitales. Esta tarde, habrá otro paso para avanzar en ese plan, pero desde el control. Será cuando el oficialismo presente su proyecto para una nueva ley de Defensa de la Competencia.
Aunque viene del rubro, Mauricio Macri suele hablar con desprecio de algunos de sus colegas empresarios. Cree, a al menos hace trascender, que muchos no lo acompañaron en el arranque de su gestión como le hubiese gustado. Sobre todo para contener la inflación.
Un alto funcionario que habla diariamente con el Presidente y participa de las principales decisiones, los describe más cruelmente, al borde de alertar al INADI: "Son como gordos fofos, que se encierran en una habitación con la pelota y juegan entre ellos. Se van a tener que acostumbrar a hacer gimnasia". Acaso para obligarlos a ponerlos en forma es que el Gobierno se decidió finalmente en avanzar en este proyecto.
Desde que asumió, la administración macrista le atribuyó un rol fundamental a la oficina de Defensa de la Competencia. Otras gestiones lo hicieron con igual o mayor vehemencia verbal...y pasó poco y nada. O lo que pasó estuvo más vinculado a disciplinar empresarios amigos y/o enemigos que a generar real competencia en beneficio de la gente.
Un caso emblemático fueron las sanciones fallidas que el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno buscó aplicarle a la petrolera Shell que manejaba entonces Juan José Aranguren. Mucha guapeza en los medios, pero que la Justicia desestimó por inconsistente.
El paso que dará hoy el oficialismo será a las 15 en el Congreso. La puesta en escena es completa: habrá representantes de las tres principales fuerzas que componen el interbloque de Cambiemos en Diputados (Nicolás Massot, por el PRO; Mario Negri, por la UCR; Elisa Carrió, por la Coalición Cívica) y los dos principales funcionarios del área (el ministro de Producción, Francisco Cabrera; y el secretario de Comercio, Miguel Braun).
El proyecto que presentarán mezcla iniciativas anteriores de Carrió y Negri. Consta de 91 artículos y estas son las principales claves: 
- Se propone la Creación de la Autoridad Nacional de Competencia, como un organismo descentralizado e independiente. Estará integrado por un Tribunal de Defensa de la Competencia que tendrá cinco miembros elegidos por cinco años y dos Secretarías de Instrucción. Todos los funcionarios serán seleccionados por concurso.
- Contempla tres tipos de sanciones disuasivas: 1) criterio del beneficio ilícito sancionando con un tope de hasta el doble del beneficio obtenido ilícitamente como resultado de la conducta anticompetitiva; 2) criterio porcentual de hasta 30% del volumen de negocios en los mercados afectados, multiplicado por el número de años de duración de dicho acto; o hasta el 30% del volumen de negocios consolidado a nivel nacional del grupo económico durante el último ejercicio; y 3) criterio monetario: multa de hasta 200 millones de Unidades Móviles (equivalente a $3.000 millones ajustables por IPC).
Miguel Braun, el secretario de Comercio. Esta tarde irá al Congreso por la ley de Defensa de la Competencia (Archivo).
Miguel Braun, el secretario de Comercio. Esta tarde irá al Congreso por la ley de Defensa de la Competencia (Archivo).
- También incluye una suerte de figura del "arrepentido", ya que impulsa un "beneficio de exención o reducción de sanciones administrativas y civiles" para las empresas que adhieran al "Programa de Clemencia para detectar Carteles", en la medida en que aporten pruebas que permitan sancionar a los miembros del Cartel.
Según argumentan en el oficialismo, "los Programas de Clemencia han demostrado ser el instrumento más efectivo para detectar y sancionar Carteles a nivel internacional (Estados Unidos, Unión Europea, Brasil, Chile, México). Está diseñado de forma tal que genera incentivos claros a delatar Carteles. Por ejemplo, se dará exención total al primero que se adhiere y reducción parcial para los siguientes".

- Se crea la Subsecretaría de Fomento a la Competencia que tendrá como funciones: Impulsar investigaciones, realizar estudios sectoriales de competencia, promoción de la competencia en distintos mercados, capacitación de funcionarios de los distintos poderes, elaboración de indicadores de comportamiento competitivo de mercados, e informar al Congreso sobre la gestión en la materia.

clarin