La OPEP acuerda el primer recorte de producción de petróleo en ocho años

Participantes asisten a la sesión de apertura de un foro internacional de Energía de la OPEP, el 27 de septiembre de 2016 en Argel (AFP | Ryad Kramdi).
La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó hoy en Argel congelar la producción de crudo con el objetivo de reducirla a 32,5 millones de barriles diarios a lo largo de 2017. Esta cantidad supone rebajar en casi un millón de barriles la producción actual de petróleo de los países de la OPEP, que es de 33,4 millones barriles diarios.
El acuerdo ha sido adoptado hoy en Argel en una reunión informal de la y deberá ser refrendado en Viena en un encuentro formal de la organización, el próximo 30 de noviembre.
Dos aspectos dan cuenta de la importancia de la decisión. Para empezar, se trata del primer acuerdo para reducir la producción de crudo en ocho años. Además, Arabia Saudí, uno de los mayores productores del mundo, vuelve a alinearse con los países miembros de esta organización y aparca las diferencias que mantenía con Irán desde 2014. 
El acuerdo sorprendió a los mercados en donde se habían perdido las esperanzas de que la OPEP pactara alguna forma de detener los precios que llevan dos años de caída. Se trata de un importante paso paso para permitir el reequilibrio del mercado que está padeciendo los efectos de una oferta demasiado abundante.
Las consecuencias
El primer efecto de esta decisión se ha dejado notar en el precio del crudo, que ha subido con fuerza en la sesión bursátil de hoy. Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del petróleo tipo West Texas (WTI) para entrega en noviembre subieron con fuerza 2,38 dólares con respecto al cierre anterior. El barril de petróleo Brent para entrega en noviembre también experimentó una fuerte subida y cerró en el mercado de futuros de Londres en 48,69 dólares, un 5,91 % más que al término de la sesión anterior.
“El recorte de la producción es claramente un impulso para que los precios del crudo suban”, ha comentado a Bloomberg, Mike Wittner, que dirige las investigaciones del mercado petrolífero del banco suizo Societe Generale en New York. 
La subida de los precios del crudo dará un respiro a las compañías petrolíferas como Exxon Mobil y ofrecerá nuevos argumentos para mantener sus prospecciones. Del mismo modo, la economía de países exportadores como Rusia, Arabia Saudí, Venezuela o México se verá favorecida con unos precios más altos. 
Sin embargo, para los consumidores la noticia será negativa, ya que podrían tener que pagar más para rellenar el tanque de sus automóviles. 
Aunque no todos los analistas defienden que el acuerdo impulsará el precio del petróleo y, por lo tanto, el de la gasolina. Ian Taylor, líder de Vitol Group BV, la mayor casa negociadora de petróleo del mundo, opina que la oferta seguirá siendo excesiva hasta 2018, al menos que los países productores dejen de inundar el mercado.  
Artículo elaborado con información de EFE y AFP.