Entramos en una corrección de corto plazo, con ciertas dudas sobre las bolsas europeas M&G Valores

A lo largo del mes de agosto los índices norteamericanos se han mantenido consolidando los máximos históricos que habían conquistado en julio. El reciente retroceso les ha llevado a tantear los antiguos máximos y de momento no implica ningún cambio significativo en el escenario que venimos planteando. El S&P 500 tiene su soporte inicial en el 2.110 y mientras no lo pierda asumimos que la caída reciente es la prolongación de la fase de consolidación de las últimas semanas, una simple pausa dentro del proceso alcista que esperamos continúe en los próximos meses. La eventual pérdida del 2.110 complicaría un poco el escenario a corto plazo y probablemente prolongaría la corrección algunas semanas con un posible objetivo sobre los 2.000 puntos. 

La situación de las bolsas europeas es algo más incierta porque todavía no han sido capaces de superar las resistencias clave que citábamos en anteriores informes. En general los índices europeos han mantenido un tono alcista a lo largo del verano pero justo se han parado al llegar a esas resistencias. 
En consecuencia, no podemos descartar todavía un escenario alternativo en forma de amplio movimiento lateral en los próximos meses en el rango que han marcado este año (Ibex 7.700-9.300, Eurostoxx 50 2.675-3.150, Daxk 4.300- 5.200….).