El mal dato ISM frena en seco las subidas de las Bolsas europeas El Ibex 35 retrocede un 0,60% a 8.899,5

Las acciones europeas cierran con moderados descensos, borrando las ganancias de esta mañana después de que el mal dato de ISM del sector servicios en Estados Unidos pusiera en duda la fortaleza de la economía de la primera economía mundial. El sentimiento negativo se vio reforzado por el descenso de los precios del petróleo.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 se deja un 0,41 por ciento a 1.374,38. El Euro Stoxx 50 pierde un 0,25 por ciento a 3.070,06 y el Ibex 35 un 0,60 por ciento a 8.899,5.

En Wall Street el S&P 500 desciende un 0,1 por ciento después de subir la sesión anterior.

"Hemos visto que el mercado está cotizando en un rango bastante estrecho", dijo Quincy Krosby, estratega de mercado de Prudential Financial. "El mercado no tiene un exceso de datos o una serie de resultados empresariales, y por lo tanto existe demasiado tiempo para que el mercado piense y se ponga nervioso."

El índice ISM no manufacturero de agosto descendió a 51,4. Los economistas esperan que el índice se situara en 55.0, ligeramente por debajo de la lectura de julio de 55,5. Un número por encima de 50 indica expansión, mientras que uno por debajo de 50 indica contracción.

Los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron después de la publicación de los datos, con el rendimiento de los bonos a dos años cayendo al 0,75 por ciento y el rendimiento del bono a 10 años al 1,56 por ciento.

El dólar estadounidense se deja alrededor del 0,8 por ciento contra una cesta de monedas, con el euro cerca de $1.123 y el yen en torno a 102.40.

Los datos económicos ha sido objeto de escrutinio ya que los inversores intentar adivinar si la Reserva Federal elevará las tasas de interés  este mes. El Comité de política monetaria de la Fed tiene previsto reunirse el 20 y 21 de septiembre.

"En pocas palabras, se trata de si la Fed se centrará en una sola serie de datos económicos o están terminarán su obsesión con cada dato individual", dice Peter Boockvar, analista de mercado en jefe del Grupo Lindsey.

El viernes, los inversores tuvieron que digerir un dato de empleo más débil de lo esperado, 151.000 empleos se añadieron en agosto, por debajo de la estimación del consenso de 180.000.

"Muchos participantes en el mercado, sin embargo, creen que Janet Yellen todavía apretará el botón en quince días en base a las observaciones realizadas recientemente por la presidente y su compañero de confianza, Stanley Fischer," dijo Jeremy Klein, analista de mercado en jefe de FBN Valores.

La probabilidad que otorga el mercado a un alza de tasas en septiembre se sitúa en el 15 por ciento frente al 30 por ciento antes del dato ISM de esta tarde.

En los mercados de divisas, la libra esterlina extiende las subidas, hasta el 0,9% frente al dólar a $1,3434, y un 0,17% frente al euro.

La atención a partir de mañana se centrará en la reunión del Banco Central Europeo del jueves. El BCE señaló en su reunión de julio que reevaluaría la situación económica en septiembre, cuando también se dará a conocer una nueva ronda de previsión. Las últimas encuestas de las empresas del sector servicios de la zona euro mostraron un crecimiento, pero a su ritmo más lento en 19 meses.

"Si el BCE realmente quiere terminar sus compras en marzo, tendrá que comenzar a limitar la expansión monetaria pronto, algo que sería visto como restrictivo por el mercado", dijo Jörg Krämer, economista jefe de Commerzbank.

"Puede que también tengan que relajar los parámetros de QE para abordar la cuestión de la escasez de bonos que comprar en algún momento", agregó.

El programa alcanzó un hito en la semana del 2 de septiembre, al haber alcanzado la cifra del billón de euros en deuda soberana.

"Creemos que el resultado más probable es que el jueves no toquen las tasas de interés. Pero incluso si Draghi no anuncia ninguna continuación de la QE en esa reunión, el mercado esperará que se aprueba a lo largo del año ", dijo Kramer.

El decepcionante datos ISM ayudó al oro al contado elevándolo más del 1 por ciento, a $1.340,31 la onza, tras tocar un máximo de $1.342,14 la onza, su nivel más alto desde el 23 de agosto.

Pero a pesar de la debilidad del dólar y las bajas expectativas de un alza de tasas este mes, los precios del petróleo cotizan más bajos, con el Brent perdiendo un 1,9 por ciento, a $46,71 y el crudo estadounidense un 0,4 por ciento a $44,26, ya que se desvanecía las esperanzas de una acción rápida de los productores para hacer frente a un exceso de oferta mundial.