El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) señaló que la presión fiscal del Presupuesto 2017 aumentará de 25,33% a 25,97% del Producto Bruto Interno (PBI), aunque la recaudación del impuesto sobre los Bienes Personales bajará en un 41%.

“Esto expresa la intencionalidad manifiesta de reducir la presión fiscal sobre los sectores concentrados. Aumenta la presión fiscal pero se reduce para los que deben tributar el impuesto a los Bienes Personales”, indicó el CEPA, constituido por economistas y politólogos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).
Aunque el presidente Mauricio Macri dijo que “los argentinos no pueden pagar más impuestos”, el informe destacó que “un dato llamativo del proyecto de presupuesto resulta ser el aumento de la presión fiscal, que aumenta de 25,33% a 25,97% del PBI en 2017”.
En esta línea, el CEPA remarcó que “la reducción de la recaudación del impuesto sobre los Bienes Personales es del orden de 41%”.
Además, señaló que el Presupuesto contempla que “los recursos provenientes de los impuestos que gravan el comercio exterior llegarán en 2017 a $ 186.411,5 millones, monto que será 38,2% superior al obtenido en el año 2016”.
Sin embargo, el CEPA subrayó que “la recaudación en materia de derechos de exportación cayó 8,2% en los primeros ocho meses de 2016”, y precisó que “esta caída se explica por la quita y reducción de retenciones, que en los primeros seis meses de 2016 significó $ 35.000 mil millones menos de ingresos fiscales”.