El Banco de Japón no ha decepcionado, ahora es el turno de la Fed Las bolsas europeas cierran con moderadas alzas y bajo volumen negociado

Moderadas alzas al cierre de las bolsas europeas, aunque menores a lo que se preveía a media sesión, en una jornada con dos claros focos de atención para los inversores: La decisión del Banco de Japón, y la futura decisión de la Reserva Federal de EE.UU.

Empecemos por el principio. El Banco de Japón ha dejado inalterada su política monetaria, pero ha mostrado su firme intención de aumentar su programa de compra de bonos si fuera necesario y de mantener la rentabilidad del bono a 10 años en cero (aplanamiento de la curva).

Los inversores han tenido una reacción muy positiva a  este "no hacer nada" del Banco de Japón, lo que en principio parecería contradictorio. Veamos el por qué:

Rebecca O'Keeffe, jefe de inversiones de Stockbroker Interactive Investor, señalaba en una nota a clientes que: "Una curva de rendimiento más plana suministra la motivación necesaria a los bancos para incrementar el préstamo a sus clientes, y esto se asocia históricamente con un fortalecimiento de la economía".

Paul Webb afirmaba por su parte, "el riesgo era que no hubiera ningún cambio en la reunión del BoJ, sin embargo, las sutiles modificaciones realizadas han sido suficientes para reforzar la confianza del mercado en todos los ámbitos y hacer subir a los precios de los activos de riesgo"

Efectivamente así fue. El Nikkei subía cerca del 2%. La bolsa australiana y la bolsa china cerca del punto porcentual. Las bolsas europeas también celebraban este nuevo enfoque del BoJ y subían en apertura cerca del punto y medio porcentual. 

Ante la ausencia de datos macroeconómicos de importancia, únicamente se publicaban por la mañana lospréstamos netos al sector público del Reino Unido, y por la tarde la fuerte e inesperada caída de inventarios semanales de petróleo, los inversores preferían ir reduciendo poco a poco la presión compradora a la espera de que en unas horas la Fed nos aclare el panorama sobre los tipos de interés en EE.UU.
Como señalábamos por la tarde, los futuros de los fondos federales estiman una probabilidad cercana al 60% de subida de tipos en diciembre (hace una semana esta probabilidad estaba cercana al 40%). Para hoy la probabilidad es del 15%. 

La mayoría de los analistas creen que el FOMC no tomará ninguna medida de política monetaria, y que sus miembros incrementarán sus estimaciones de subida de tipos a final de año. El siguiente gráfico muestra la situación de cada miembro de la Reserva Federal de EE.UU. en relación a su posición sobre la política monetaria. En la parte más "dovish" (más propensos a mantener los tipos) se sitúan Brainard, Evans y Tarullo. En la parte más "hawkish" (más propensos a subir los tipos) se sitúan George, Lacker y Mester.


















Hay excepciones al consenso de no subida de tipos. Laura Rosner de BNP Paribas piensa que: "No hay un momento perfecto para subir los tipos, siempre habrá algunas incertidumbres en los datos. A pesar de la multitud de shocks de los últimos nueve meses, que han retrasado la decisión de la Fed, la contratación ha seguido siendo intensa. Hay una venta de oportunidad ahora para que la Fed siga normalizando su política monetaria, y creo que lo hará". Los mercados están apostando en contra de esta posibilidad porque piensan que la Fed se ha acobardado durante los últimos nueve meses, ¿por qué no lo hará de nuevo? Pero ahora el polvo se ha asentado, los riesgos han disminuido, y los datos son decentes. Así que la Fed seguirá con sus alzas de tipos graduales",.  

Los analistas de Barclays señalan: "No somos los locos de la casa. Esta es la primera vez que nos hemos alejado del consenso sobre este hecho. Mantenemos nuestra convicción de que la Fed subirá tipos en la reunión de septiembre porque creemos que es lo que el FOMC ha estado comunicando al mercado. Eso es lo que la presidenta y el vicepresidente señalaron en Jackson Hole".

En unas horas saldremos de dudas, pero si finalmente la Fed sube tipos mañana sería una sesión claramente bajista para los mercados.

En resumen, sesión de más a menos, con un Eurostoxx 50 que finalmente sube algo menos del medio punto porcentual, y con un bajo volumen de negociación muestra de la expectativa con la que los inversores esperan a Janet Yellen. Veremos si cumple o no dichas expectativas.