Los petroleros de Chubut firmaron una tregua con YPF y levantaron el paro

Después de una ardua negociación, las autoridades de YPF y los sindicatos petroleros de Chubut llegaron a un acuerdo y se levantó el paro previsto para este miércoles, tras un compromiso de la petrolera estatal para reactivar la actividad y de empresas de servicio para retrotraer despidos y suspensiones.

Tras el fracaso de las reuniones el lunes en el Ministerio de Trabajo de la Nación, el martes hubo una reunión de urgencia en la sede porteña de YPF, donde el presidente de la compañía, Miguel Gutiérrez, recibió a los dirigentes sindicales, las autoridades de Chubut y Comodoro Rivadavia, y representantes de las firmas en conflicto.
La medida convocada por el Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, que dirige Jorge Ávila, tenía como objetivo exigirle a YPF la reactivación de las actividades, tras la baja de 14 equipos y frenar los despidos y suspensiones en empresas que prestan servicios a la compañía estatal.
Finalmente, por la noche se firmó en el Ministerio de Trabajo un acuerdo por el que se retrotraen despidos y suspensiones en las firmas San Antonio, Baker y Bolland, se garantiza el pago de los salarios con el incremento del 18 por ciento acordado en junio y las empresas se comprometen a no ejecutar despidos en los próximos 30 días.
"Se logró cerrar este acuerdo donde se retrotraen las medidas, y de esta forma, quedan sin validez las suspensiones y despidos, se garantizan los incrementos en los salarios y se pagarán los días caídos", explicó el vicegobernador de Chubut, Mariano Arcioni.
Pero también los sindicatos lograron un compromiso de YPF para reactivar la actividad, sin lo cual las firmas que prestan servicios no pueden sostener sus planteles. "Esto queda suspendido por 30 días, pero si no se logra que YPF invierta, la situación va a ser inviable", advirtió "Loma" Ávila.
"El compromiso de ellos (YPF) es encontrar una salida. Algo siempre va a quedar, el 100% de los objetivos es muy difícil y hay que ser realistas, pero si cubrimos un 90% vamos a estar bien. Nosotros queremos respuestas, somos laburantes, queremos saber qué presupuesto hay y para cuantos Equipos alcanza, para ver cómo nos acomodamos", agregó el sindicalista, admitiendo que la reactivación no será total.
Más allá que en esta discusión estaban juego unos 25 despidos en Baker y los suspendidos en San Antonio, Arcioni -que está a cargo del Ejecutivo de Chubut- advirtió que son unos 400 empleos los que están en riesgo por los equipos parados en las últimas semanas.
En la previa, el intendente de Comodoro Rivadavia, el peronista Carlos Linares, se había mostrado molesto con la petrolera estatal por el recorte de las inversiones. "Hoy en día es más una empresa privada que una empresa de bandera, que no mira el impacto social que representan sus decisiones”, declaró.
“La actitud de YPF demuestra que no entiende que es una empresa del estado, no sólo una empresa productora de petróleo. Hay una crisis pero no es el modo ni la forma de ajustar, sobre todo sin saber la realidad de las cuencas. No entendieron el daño enorme que le causan no solamente a los trabajadores sino a las ciudades en su conjunto”, agregó Linares, cercano a Ávila.