Las bolsas europeas consolidan niveles con Wall Street en zona de máximos El Eurostoxx 50 cae un 0,32%

 
 
Nueva sesión típicamente veraniega, con bajo volumen de negociación y escasa volatilidad. La falta de referencias macro de importancia, a excepción de la encuesta JOLTs en EE.UU. y los inventarios de petróleo, y la casi finalización de la temporada de resultados, incrementaban la apatía de los inversores que adoptaban una postura de esperar y ver.

La jornada comenzaba con pocos movimientos en los mercados asiáticos al cierre. El Nikkei 225 cerraba con una caída del 0,2%, el índice australiano caía un 0,4%, el Shanghai Composite caía un 0,1%. Lo más destacado era la caída del precio del gas natural en un 5% que afectaba al sector, y desde el lado macro los fuertes pedidos de maquinaria en Japón en el mes de junio.

En Europa, y antes de la apertura, se publicaba el dato de producción industrial en Francia en junio que caída un 0,8% frente +0,1% esperado. Las bolsas europeas abrían con caídas que no superaban el medio punto porcentual, y con un precio del petróleo retrocediendo un punto porcentual tras las alzas de ayer.

Otro hecho destacable era el nuevo mínimo en la rentabilidad del bono británico a 10 años, tras el fracaso ayer del Banco de Inglaterra en cumplir con la totalidad de la compra de bonos planeada. El rendimiento de los bonos alemanes, y el de otros europeos, se veían lastrados por el mal comportamiento de sus homólogos británicos.

"Hay escasez de bonos", afirmaba Michael Leister de Commerzbank.  "La subasta de ayer en Gran Bretaña nos sirve como recordatorio de que hay una escasez de bonos para los programas de los bancos centrales. Esta es la causa de la reacción de los bonos hoy". 
Tras la primera hora de negociación las bolsas europeas eliminaban todas las alzas de apertura y se adentraban en terreno negativo aunque de forma moderada. El sector energético, liderado por el mal comportamiento de E.On y RWE, lideraba los descensos.

A media sesión la caída del Eurostoxx 50 era del 0,35%. La del Ibex 35 estaba en línea. Pocos movimientos de ahí hasta la apertura de Wall Street que se situó en línea con los futuros de preapertura con ligeros ascensos y los indicadores cerca de sus máximos históricos. A pesar de los malos augurios de gurús financieros como Mark Fabel, Bill Gross o Goldman Sachs, lo cierto es que el mercado de valores estadounidense está mostrando una fortaleza intrínseca evidente.

Poco después conocíamos la encuesta JOLTs de ofertas de empleo en EE.UU. en el mes de junio: 5,624 millones frente 5,5 millones del mes anterior y 5,574 millones esperados. El dato, aunque positivo, no tuvo efecto en los mercados.

Sí lo tuvo en cambio el dato de inventarios semanales de petróleo. Se esperaba una reducción de 1,025 millones y el dato fue de un aumento de 1,055 millones. La primera reacción fue en el petróleo que pasó de subir más del 1% a caer un 0,30%. Después la presión vendedora se incrementó en Wall Street que pasó a terreno negativo frente a las alzas iniciales. Y por último las bolsas europeas que incrementaban sus descensos hasta alcanzar las cercanías del medio punto porcentual.

Movimientos, de cualquier forma, no especialmente relevantes, y con un bajo volumen de actividad. 

De ahí al cierre poco más que comentar. Finalmente las bolsas europeas acaban el día con moderadas caídas que no llegan al medio punto porcentual.