He aquí por qué los inversores en acciones deben alegrarse por los Juegos Olímpicos

Las Olimpiadas XXXI, conocidas como Río 2016 o los Juegos Olímpicos de Verano de 2016, comienzan hoy. Los atletas están preparados, como también los entusiastas Olímpicos, que se preparan para soportar dos semanas de eventos deportivos sin descanso con el fin de animar a sus compatriotas hacia el oro. 

Pero hay otro grupo de personas que deberían estar contentas por la inminente llegada de los Juegos Olímpicos: los inversores del mercado de acciones.

Según un nuevo análisis de investigación de ANZ, que estudia los períodos anteriores en los que se desarrollan los Juegos Olímpicos, las acciones tienden a subir durante y después de los Juegos Olímpicos, especialmente en Estados Unidos (vía David Scutt, BI Australia).

"Comenzando con los Juegos de 1984 en Los Ángeles, analizamos cómo varían los precios de los activos cuando los juegos se llevan a cabo, y un año después de que la llama olímpica se haya extinguido", escribió Khoon Goh, jefe de investigación de Asia del banco.

"Durante la duración de los juegos, el S&P 500 ha subido en todos excepto uno (los juegos de Sydney) obteniendo una rentabilidad media del 2,7%".

En el gráfico siguiente, vía ANZ, se muestra el comportamiento de los mercados bursátiles mundiales, junto con el dólar y la moneda del país de acogida de los Juegos, en el transcurso de las pasadas Olimpiadas.

Rentabilidad de las acciones durante y después de los Juegos Olímpicos


Si bien no existe una relación discernible entre los Juegos Olímpicos y las divisas, la hay ciertamente para las acciones. En todos los casos excepto en uno, el S&P 500 ha terminado con subidas, con las acciones mundiales terminando al alza.

La noticia es igualmente alcista cuando se mira el desempeño de las acciones en el año siguiente a los Juegos Olímpicos.

Exceptuando Sydney 2000 y Pekín 2008, períodos que fueron tumultuosos para los mercados financieros después de los ataques terroristas del 11 de septiembre/estallido de la burbuja tecnológica y la crisis financiera mundial, las acciones han subido en cada ocasión.

Donde hay una rentabilidad consistente es un año después del fin de los Juegos Olímpicos, cuando los rendimientos del mercado de valores de la nación anfitriona no sólo mostraron fuertes ganancias (de nuevo con la excepción de Sydney 2000), sino que también tienden a superar el indicador de referencia mundial, incluso cuando se ajustan por la moneda.

La ganancia media es del 24,4% (20% en términos de dólares) para el mercado de acciones anfitrión, en comparación con el 9,2% del MSCI World Index.

Esto sugiere que hay impactos positivos en los mercados financieros del anfitrión del evento.

Aquí hay un gráfico similar al de arriba, donde se ve sólo el rendimiento de los activos financieros al año siguiente a unos Juegos Olímpicos.

Las acciones después de las Olimpiadas

Aunque hay excepciones obvias a la regla, y todos sabemos que el rendimiento pasado no es indicativo de la rentabilidad futura, si estás pensando comprar acciones a estos niveles, los Juegos Olímpicos podrían proporcionar la respuesta.

Fuentes: ANZ. David Scutt (BI Australia)
Carlos Montero
Lacartadelabolsa