Telefónica, Repsol y otras siete empresas españolas copan las compras del BCE

El Banco de España (BdE), en representación del Banco Central Europeo (BCE), adquirió bonos emitidos por Telefónica, Iberdrola, Repsol, Gas Natural y otras cinco empresas españolas más bajo el marco del programa de compra de deuda corporativa (CSPP, según sus siglas en inglés) del supervisor europeo, que comenzó su andadura el pasado 8 de junio.


Según informó en una nota, bajo el programa de bonos corporativos el BdE compró títulos de deuda emitidos por Telefónica, Iberdrola, Repsol, Gas Natural, Red Eléctrica de España (REE), Enagas, Abertis, Mapfre y Redexis, lo que supone un total de nueve empresas españolas del total de diecisiete entidades que cumplían con las condiciones de compra del CSPP.
De este modo, el BCE aún no ha adquirido deuda emitida por Ferrovial, Amadeus, Dia, Prosegur, Endesa, Cellnex, Colonial y Viesgo, empresas europeas que cuentan con al menos una calificación crediticia en grado de inversión (BBB- o superior) y han emitido títulos denominados en euros, por lo que cumplen con las condiciones de compra del programa.
El BCE posee deuda correspondiente a un total de once emisiones de Telefónica, por delante de Iberdrola, con ocho, y Repsol y Gas Natural, ambas con cinco. El organismo también compró bonos correspondientes a cuatro emisiones de REE, tres de Enagas y dos de Abertis. Por su parte, la institución tan solo cuenta con deuda correspondiente a una emisión de Mapfre y Redexis.
En todo caso, el BCE ha desvelado el código ISIN de los bonos adquiridos bajo el CSPP, pero no ha especificado la cantidad exacta que compró de cada emisión, por lo que se desconoce el volumen de deuda de cada empresa en posesión del organismo monetario.
MAS DE 10.487 MILLONES ADQUIRIDOS DESDE SU LANZAMIENTO
Hasta el pasado 15 de julio, la institución compró un total de 10.487 millones de euros de deuda corporativa bajo el paraguas del CSPP, de los que 1.953 millones de euros corresponden a la última semana.
Una de las claves fundamentales del programa de compra de deuda corporativa es que impide la adquisición de bonos emitidos por entidades bancarias, así como de sus filiales o de entidades equiparables a bancos.
Las compras se realizan en representación del Eurosistema a través de los bancos centrales de España, Italia, Francia, Alemania, Bélgica y Finlandia, entidades que pueden adquirir un máximo del 70% de cada emisión.
Además, los títulos se pueden adquirir tanto en el mercado primario, si no pertenecen a empresas públicas, como en el secundario, en el que si se pueden comprar activos procedentes de entidades participadas por los estados de la zona euro.

europa press