EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fondos buitre: la delegación argentina ya está reunida por segunda vez con el mediador de Griesa

Esta vez no participa Kicillof, quien en el primer encuentro le dijo a Pollack que el fallo judicial que obliga al pago a los fondos buitre es de “imposible cumplimiento”. Insistirán en reponer el "stay" para negociar con los holdouts.

Representantes del Gobierno argentino mantienen hoy en Nueva York su segunda reunión con el mediador judicial Daniel Pollack, para avanzar en la negociación con los fondos buitre.Esta vez la comitiva no está presidida por el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien en el primer encuentro le dijo a Daniel Pollack que el fallo judicial que obliga al pago a los fondos buitre es de “imposible cumplimiento”. 
Al frente de la delegación están el secretario de Finanzas, Pablo López; y el secretario del área Legal y Técnica, Federico Thea. 
En la reunión anterior, Kicillof advirtió que el fallo del juez Griesa, “tal cual se interpreta sería de imposible cumplimiento” y pidió “reponer el stay”, la medida cautelar que puede permitir al país efectivizar el pago de los 600 millones de dólares que tiene depositados en el Banco de Nueva York (BONY) para los bonistas que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010, bajo legislación estadounidense y europea, y que hasta el momento no pudieron cobrar. 
Esto motivó que el BONY le enviara el miércoles pasado una carta al magistrado, en la que le solicitó la concreción de una audiencia antes del 30 de julio próximo, para poder clarificar el estado de esos fondos, ya que pertenecen a los bonistas reestrucutrados y están inmovilizados en un fideicomiso en dicho banco. 
Bajo este contexto, dos lobistas del grupo American Task Force Argentina (ATFA), los ejecutivos Robert Shapiro y Nancy Soderberg, mantuvieron ayer en la ciudad de Buenos Aires una reunión con un reducido grupo de periodistas, que acusaron Kicillof de no negociar y de empujar a la Argentina al default. 
FUENTES: Agencias Buenos Aires