https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

EE.UU.: los republicanos impulsarían que el Congreso investigue a Boudou

El gobierno viene realizando grandes esfuerzos para distender la situación en el frente externo a través de las negociaciones con los holdouts en la justicia de Nueva York y con el FMI por la reforma del INDEC. Sin embargo, desde el ámbito legislativo empiezan a soplar vientos para nada favorables y que pueden gravitar negativamente sobre las negociaciones por la deuda. Según trascendió ayer en medios diplomáticos, representantes del Partido Republicano habrían empezado a negociar con sus pares del gobernante Partido Demócrata la inclusión de la Argentina en la agenda negra del Congreso para el 2014. Esto es, que podría llegar a convocarse a un hearing o audiencia especial bajo el título de la corrupción en la Argentina, que se concentraría en los cuestionamientos a Amado Boudou y sobre todo a su participación en maniobras irregulares relacionadas con el canje de deuda del 2010 y la actuación del fondo Gramercy. El actual vicepresidente era por entonces ministro de economía.
Si el acuerdo entre los dos grandes partidos se concretara, el reposicionamiento de Argentina como un centro importante de la corrupción en Latinoamérica le quitaría a la Casa Rosada buena parte del escaso oxígeno que todavía tiene en Washington.
Que Boudou sea el blanco central de esta ofensiva es realmente significativo, porque se trata del vicepresidente de una presidente que es una enferma cardíaca y cuya reintegración plena a sus funciones es todavía un misterio después de su operación del hematoma subdural.
Según el reglamento de la Cámara de Representantes, hay dos tipos de audiencias, las públicas y las secretas. En ambas, suelen exponer especialistas e investigadores del tema.
Nuevo ALBA
La reaparición de estas sombras en las relaciones con Washington tal vez tenga relación con otros hechos. En fuentes de la chancillería local se da por hecho que CFK participará en enero en Caracas de una cumbre para el relanzamiento del ALBA, el emprendimiento más querido por Hugo Chávez. En este revival, según fuentes de los EE.UU., tendría bastante interés el gobierno de Teherán, ahora en plena negociación con Washington por la cuestión nuclear. El caso es que, luego de sus problemas de salud, Cristina estaría deseosa de reinstalarse como figura central del nuevo esquema bolivariano, con vistas a cosechar algo del liderazgo que dejó vacante Chávez y que Nicolás Maduro, por sus limitaciones, no alcanza a cubrir.
Carlos Tórtora/informadorpublico.com