https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Entrará EE.UU. de nuevo en recesión?


Tal ha sido la acumulación de datos peores de lo esperado (no confundir con datos negativos) que buena parte del mercado ha comenzado a cuestionar de nuevo la solidez de la recuperación norteamericana. 

De hecho, ya he leído hasta tres notas de competidores valorando el impacto negativo de la subida de impuestos a principios de año y el más que probable recorte de gastos la semana próxima como verdaderas amenazas que pueden llevar la economía a una nueva recesión.

Excesivo, en mi opinión. Pero, es cierto: la economía USA debe estar creciendo a ritmos del 1.0% tras un dato plano a finales del año pasado. El dato del Q4 posiblemente se acabe revisando al alza, cuando las razones detrás del mal dato son inventarios y gastos en defensa, frente al mejor comportamiento de lo previsto tanto en consumo privado, inversión empresarial e inversión residencial.

Ahora estos tres componentes son los que estarán detrás del escaso crecimiento que muestran los últimos datos. ¿Desaceleración que no recesión?

En definitiva:

- El número de viviendas iniciadas cae en enero un 8.5%, aunque lo cierto es que en parte responde al fuerte dato de diciembre (se revisa al alza con los edificios de viviendas suben nada menos que un 34.7%). El indicador más estable como son los permisos de construcción crece en enero un 1.9%, diez meses consecutivos de subida.

- Desempleo semanal sube en 20 m. personas hasta 362 m., cuando el promedio mensual repunta en 8 m. personas. Siguen siendo niveles bajos de los últimos meses

- La encuesta manufacturera de Philadelphia sorprende en febrero con un dato negativo de 12.5 desde el 5.8. Pero, extrapolando estos datos al ISM ponderado el resultado de hecho sería una mejora del indicador hasta niveles de 47.7 desde 46.4. ¿La razón? Es cierto que nuevos pedidos bajan, pero mejoran los envíos y especialmente el componente empleo. Además, es llamativo como este indicador muestra una mejora en las cifras de actividad en los próximos seis meses.

Por cierto, el ISM de Philadelphia ha mostrado una fuerte volatilidad en los últimos meses quizás haciendo honor a la frase de poco fiabilidad de las encuestas de confianza en entornos de elevada incertidumbre

- Se moderan las ventas de viviendas usadas hasta un ritmo del 0.4% en enero. Pero, la tendencia al alza se mantiene intacta desde hace dos años. Los precios, aunque corrigen en enero, mantienen crecimientos del 12.3% anual. Y los niveles bajos de inventarios de viviendas en venta (4.2 meses) auguran precios y ventas soportadas a corto plazo

- El índice de indicador sólo sube un 0.2% en enero, pero al final son cinco meses de subidas anticipando una recuperación moderada pero no indicios de recesión.

José Luis Martínez Campuzano de Citi