https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Rajoy anticipa que 2013 será un año muy duro, pero espera mejoras en la segunda mitad

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado que 2013 será un año "muy duro", pero confió en que la economía española pueda mejorar a partir del segundo semestre, gracias a la "corrección del rumbo" y a los "sacrificios" que están asumiendo los españoles.


Durante el balance de su primer año de Gobierno en el Palacio de la Moncloa, Rajoy afirmó que es preciso "no engañarse ni engañar" a los españoles, por lo que aseguró que laeconomía seguirá en "recesión" durante "algún tiempo", aunque se mostró confiado en que comenzará a mejorar a partir de la segunda mitad del próximo año.

- El Gobierno no descarta rescate futuro pese a no verlo necesario ahora

- Rajoy: "No pensamos aumentar la edad de jubilación, abriremos un debate"

- El presidente intentará no superar los 6 millones de parados, no subir IVA y bajar IRPF

- Rajoy zanja que no se flexibilizará el objetivo de déficit de las autonomías
Según Rajoy, las reformas que ha puesto en marcha el Gobierno están empezando a dar "algunos frutos", como lo pone de manifiesto la corrección del déficit público, la mejora de la balanza por cuenta corriente o la menor destrucción del empleo privado, así como el reconocimiento por parte de los socios europeos y de los mercados internacionales del esfuerzo que está haciendo España.
"Austeridad y reformas son los dos ingredientes de una política cuyo único objetivo es que se puede crecer para crear empleo cuanto antes. Sabemos que no se producen efectos instantáneos, sabemos que mucha gente está impaciente, son ya cinco años de crisis, mucha gente se está dejando llevar por el escepticismo, cuando no por la desesperanza, y mucha gente se siente decepcionada por la falta de resultados", reiteró el jefe del Ejecutivo, que añadió que "comprende" la impaciencia, el escepticismo y la decepción de los españoles.
Rajoy reiteró que, a pesar de este desánimo en parte de la población española, el Gobierno está haciendo "lo que es necesario e inevitable hacer", ya que, si no hubiera hecho nada, España estaría hoy "en una situación muchísimo peor", con un déficit público en el 11% o el 11,5% del PIB, una situación que calificó de "insostenible".
Tras afirmar que "las cosas han sido más difíciles" de lo que esperaban cuando llegaron al Gobierno, ya que "nunca" imaginaron "semejante deterioro" del déficit público, con una desviación del déficit del 50%, Rajoy se mostró convencido de que, a pesar de las medidas de recorte "dolorosas", el Ejecutivo ha intentado ser "equitativo" y "ha sentado las bases" para que no se vuelva a repetir nunca más una desviación tan importante del déficit con la aprobación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, "una de las más importantes de esta legislatura".
"LAS MÁS AMBICIOSA E INTENSA" AGENDA DE REFORMAS
El jefe del Ejecutivo afirmó que, junto con esta norma, el Gobierno ha llevado a cabo la "más ambiciosa e intensa" agenda de reformas que se ha acometido en España en los últimos años y, concretamente, citó la reestructuración del sector financiero y la reforma laboral. "Éstas y otras reformas sientan las bases para un crecimiento estable y sostenible en el futuro", subrayó.
Rajoy también mencionó las reformas llevadas a cabo para "mantener los pilares del Estado de Bienestar", como la sanidad y la educación, porque, según dijo, sin las cambios introducidos "difícilmente se hubieran podido mantener en el futuro". "Somos conscientes del esfuerzo muy grande de los españoles, pero imprescindible para mantener (estos servicios) en el futuro", señaló.
En este sentido, dijo que los "grandes objetivos" para 2013 siguen siendo el crecimiento económico y el empleo y los "grandes instrumentos" que usará el Gobierno seguirán siendo la reducción del déficit público mediante la aplicación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria en todas las administraciones públicas, la reestructuración del sector bancario, que calificó como una operación "muy compleja y complicada", y las reformas estructurales, entre las que destacó la ley de unidad de mercado o la ley reguladora de las mutuas de accidentes y enfermedades laborales.
Además, indicó que hay un tema que le preocupa "de manera especial", que es el crédito a las pymes, por lo que adelantó que el próximo año habrá algunas medidas para que estas empresas puedan financiarse y para que puedan seguir exportando porque, según destacó, el sector exterior está funcionando "muy bien" y es el que está haciendo que se mantengan "muchos puestos de trabajo".
Por último, el presidente del Gobierno reiteró el "esfuerzo descomunal" que ha hecho España por reducir el déficit público, y añadió que "nunca se ha pedido tanto" a un país en una situación de recesión y con los problemas que tiene. En este punto, recordó que la Comisión Europea ha dicho que España no necesita adoptar medidas adicionales ni en 2012 ni en 2013, aunque sí en 2014, año en el que Rajoy espera que mejore el crecimiento y ayude a aumentar los ingresos de las administraciones.