https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Peugeot 308, un francés con acento criollo


El nuevo mediano bicuerpo fabricado aquí por Peugeot sale a defender el suceso comercial conseguido por el 307, al que reemplaza evolucionando en todos los aspectos y con una silueta más moderna.Con el encanto de las tierras cuyanas como marco, Peugeot Argentina realizó el lanzamiento oficial a la prensa especializada del nuevo mediano que sale de la planta de El Palomar. De este modo y cuando desde ya hace casi un mes arribó a los concesionarios, el 308 queda formalmente presentado a los periodistas de la región. Aquí está e-cars para, contacto por medio, contarte todo acerca de este bicuerpo, incluyendo una primera mirada luego de sentarnos a bordo de las versiones nafta y diesel.Cuando el 307 apareció en escena, se produjo un corte y una vuelta de página dentro del segmento de los medianos, no sólo de la trayectoria de Peugeot en esta categoría, sino a nivel general del mercado internacional, puesto que con un diseño rupturista y el ADN francés llevado a su máxima expresión, daría mucho que hablar y traería un sinnúmero de satisfacciones a la compañía gala: en nuestro país llegaron a fabricarse 200 mil unidades desde el año 2003 y se colocaron más 67 mil unidades –restyling incluido en 2006- en el mercado doméstico. Fue líder de su segmento durante 6 años consecutivos.En 2007 nació su reemplazante, es decir el 308, (primero en silueta berlina y luego SW o familiar y la Coupé Cabrio), que a comienzos de 2011 recibió un leve replanteo estético, incorporado a esta variante regional que sale desde nuestro país desde finales del año pasado, aunque con algunas pequeñas diferencias con el europeo. Ya el cambio no es tan abrupto como el que planteó su antecesor, sino que más bien vino a representar una evolución del camino emprendido por aquel.Entonces estamos ante un nuevo fruto de la plataforma 2 del grupo PSA de la cual también parte el 408. Es decir, la maca del león tiene así sus dos exponentes para pelear de manera encarnizada por un lugar en el segmento medio.

Sus formas

Debido a que da continuidad al 307, es difícil no entrar en el terreno de las comparaciones al tocar la mayoría de los aspectos que habitualmente abordamos cuando hacemos una prueba de manejo, contacto o bien presentación de producto. Siendo así, apreciamos una silueta con varios rasgos en común, por sus líneas generales, que en el caso de este nuevo producto son más redondeadas y pronunciadas en ciertos sectores. El 308 es casi 7 cm más largo (4.276 mm frente a 4.211 mm) y ancho (1.821 mm contra 1.757 mm), que su predecesor, lo que –como luego veremos- repercute en el interior al margen de que la distancia entre ejes sea la misma: 2.608 mm.

La trompa contiene ópticas filosas, una gran toma de aire y tiras de led –en las versiones tope de gama- para luz diurna en el sector de los rompeniebla, un toque de absoluta sofisticación. En el capó el 308 “local” luce unas nervaduras que se funden con los parantes, igual que en el 408 y que en el del viejo continente no aparecen. Además, el logo del león acá no está enmarcado en aplique cromado como si en el europeo. El lateral está marcado por la línea de cintura que asciende y los guardabarros más abultados y agresivos que en el modelo ya discontinuado. La cola es más llamativa, de eso no hay dudas, puesto que al finalizar la luneta se “infla” para terminar de caer sobre el paragolpes, que también es más imponente. Las ópticas de este sector se estiran invadiendo gran parte de los laterales. Un sector con una mucha personalidad.

En la versión Feline (full), probada en el circuito que la gente de Peugeot diagramó para esta presentación, las llantas son de aleación, bien vistosas y de 17 pulgadas.

A bordo

Por dentro al paralelo lo trazamos respecto al 408, su hermano tricuerpo, con el que comparte la plancha. En el diseño general hay rasgos comunes a los modelos más recientes de la marca, ya sea desde que conocimos el 308 CC hasta el mencionado sedán o incluso del espectacular RCZ. Sobrio y elegante, cálido y de buena apariencia.

Cuenta con materiales de calidad, como el acolchado del panel frontal y los apliques combinados ya sean símil aluminio o los verdaderamente metálicos y cromados como es el caso de la pedalera y el pomo de la palanca de cambios. Tiene un instrumental de esferas con fondo blanco, impecablemente iluminado, con números que se advierten de inmediato.

Butacas cómodas, de generosos pétalos para la contención lateral y tapizado de cuero en este caso. Se regulan de manera manual las delanteras, en el caso de la del conductor se combina con el doble reglaje de la columna de dirección para obtener una posición buena en nuestra humilde opinión. Atrás no es de los más amplios aunque un tanto más generoso que el 307. Es más cómodo a lo ancho y bastante similar en cuanto altura, es decir, los que miden más de 1,75 viajarán con la cabeza muy cerca del techo, ya que el incremento respecto al 307 no llega a 1 cm.

En este ambiente Feline hay dos elementos que se destacan por sobre el resto: el techo cielo que aporta una gran dosis de luz, y la pantalla del navegador que es de 7” pulgadas y de accionamiento retráctil.

El sector de carga ofrece 430 litros de capacidad, un volumen que seducirá fácilmente al jefe de familia que requiere espacio para los bolsos de todos sus integrantes, tema que difícilmente no genere una discusión con la señora cada vez que se arma viaje.

El equipamiento

De serie, es decir desde la versión Active (compatible con motores nafta 1.6 y HDi 1.6) el equipamiento incluye cierre centralizado; computadora de a bordo; radio con CD, MP3 y comandos al volante; levantavidrios eléctricos; faros antiniebla adelante y atrás; aire acondicionado; frenos ABS y doble airbag frontal. La que le sigue, Allure, (combinable con las misma mecánicas) agrega dispositivo manos libre Bluetooth y audiostreaming más USB y entrada auxiliar; techo panorámico con cortina eléctrica; navegador como opcional; espejo interior antideslumbrante; sensor de lluvia y encendido automático de luces.

Al tope de la oferta está “nuestro” Feline, que a todo lo anterior le suma: airbags laterales delanteros y de cortina (llegan a ser seis en total); controles de tracción y estabilidad; tapizados de cuero; climatizador automático; luces diurnas leds; espejos eléctricos; cruise control y limitador de velocidad; navegador de serie (con pantalla de 7”) y sensores traseros de estacionamiento, entre lo más destacable. Anotamos como faltantes los faros de xenón y los ganchos Isofix. Las llantas de esta variante tope de gama son de 17 pulgadas (aleación) que calzan neumáticos 205/45.

Cuando entra en acción

Dinámicamente este mediano del león es equilibrado. Si bien toma el esquema básico del 307, evolucionó en casi todos los frentes, puesto que con ajustes en los amortiguadores y ciertos otros retoques, consigue un andar un tanto más firme pero nada incómodo en los trazados desparejos, como puede ser un empedrado. En suelos mendocinos no tuvo inconvenientes para absorber las irregularidades que se fueron presentando con el correr de los kilómetros. Tramos de ripio, caminos con trepadas y cuervas cerradas y varios kilómetros de ruta sirvieron para comprobar que el diagrama de suspensión le otorga un notable confort de marcha. Cuando llegue el momento de hacer el test “oficial” (en el que tenderemos el auto durante una semana) veremos cuál es su comportamiento en ciudad ya que en Mendoza fue muy breve el tramo que anduvimos por sus calles. Un empedrado y algunos pasos a nivel como los de la Capital, siempre son buenos indicadores.

Los motores

En la base de la oferta se encuentra el naftero 1.6 de 115 caballos, una evolución del que entregaba 110 CV. Luego le sigue el 2.0 de 143 CV que ya tenía el 307 y que también monta el 408. Este es un propulsor conocido y aprobado, de buena elasticidad, suavidad en la entrega y de consumo razonable. Está acompañado de una caja de cambios manual de 5 velocidades o bien una Tiptronic de cuatro, como el caso de la unidad que manejamos, que ya ha quedado un poco desactualizada, ya que es algo lenta y no permite sacarle el mejor de los provechos a este motor eficiente y confiable propulsor. Al estirar demasiado el paso de una marcha a otra, hace elevar el rango de revoluciones y por ende se lo nota más ruidoso. El diesel que integra la gama es el 1.6 HDI de 115 CV de probadas prestaciones.

Debido a que este fue un contacto y por ende el circuito predeterminado por la gente de Peugeot, no pudimos concretar las mediciones habituales que nos otorgan las cifras de performance que habitualmente publicamos. Por lo tanto, tomamos los datos de fábrica que para el naftero 2.0 que probamos con la transmisión automática consigue una velocidad máxima de 198 km/h y 11 para llegar a 100 km/h desde partida detenida.

Busca su propio camino

Entre los medianos hatch que participan por una porción de mercado en la Argentina están el Chevrolet Cruze, el Ford Focus; el Citroën C4 y el Renault Mégane III. En poco tiempo nada más llegará el Fiat Bravo, inicialmente desde Europa aunque aún no se sabe a que precio. Son 3 años o 100 mil kilómetros de garantía los que Peugeot asigna a este modelo con el cual quiere volver a escribir un capítulo grande de su historia.



A favor

Diseño
Equipamiento de confort y seguridad
Comportamiento dinámico
En contra

Plazas traseras justas
Caja automática de cuatro marchas


Versiones y precios

Active nafta 1.6 $104.100
Active HDi 1.6 $116.300
Allure nafta 1.6 $113.900
Allure nafta Nav 117.700
Allure HDi 1.6 $123.000
Allure HDI Nav 126.800
Feline nafta 2.0 $137.400
Feline nafta 2.0 Tiptronic $144.000
Feline HDI 1.6 $144.000


e-cars