https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Dueño y El Canchero


Felicitaciones a los apasionados que acertaron la foto pregunta pasada. Como olvidar ese día frente a Vélez, cuando el Turco tuvo que atajar tras la expulsión de Goyco.
Aprovechamos el envión para acercar una nueva propuesta. Mandamos tu Foto Canchera en el Coliseo y contanos cómo vivís tu Pasión. Queremos dar testimonio en imágenes de lo que significa ser Dueño de una Pasión. Chicos, grandes, mujeres y hombres están invitados a mostrarse a través de este medio y compartir su sentimiento con la familia racinguista. Como siempre, el material a dueniosdeunapasion@gmail.com

A lo Racing, pudimos desahogarnos. La multitud que copó el Cilindro desde temprano tuvo su recompensa tras el silbato final, pero no debemos derrochar optimismo. Sin duda, Racing tiene un plantel con buenos nombres propios (Giovanni Moreno, Martinez, Bieler, Hauche, Zuculini), aunque el desafío es convertirse en un equipo. Esta es la tarea de Miguel Ángel Russo, quien deberá ajustar las piezas para que los buenos jugadores puedan cristalizar las expectativas en la red. Necesitamos un técnico con reflejos y capacidad de acción para encontrar el mejor funcionamiento colectivo.

¿Habrá mejor manera de expresar la Pasión? Sólo quienes alguna vez estuvimos debajo de una bandera gigante podemos entender lo que se siente. Las palabras sobran cuando te cubren los colores de tu corazón. A lo largo del tiempo, hubo muchos telones en la tribuna, ¿te acordás en qué partido debutó la bandera que muestra la foto? ¿En qué circunstancias? Premio del Banco Hipotecario a las respuestas correctas a dueniosdeunapasion@gmail.com

El sábado debutamos como visitantes en la mítica Bombonera. Al optimismo de siempre, hay que sumarle la inmensa expectativa evidenciada a partir de la venta del pack de visitante. Se vendieron 2000, pero podrían haber sido muchos más. Como ya manifestamos, aplaudimos esta medida de la dirigencia que tiende a respetar el tiempo del socio.