https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Encuesta: 44% de empresarios ven en juventud mayor apertura a lo nuevo

La encuesta que PricewaterhouseCoopers realizó en el 27° Congreso Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) relevó la mirada de los empresarios sobre los valores de la generación joven y sobre cuáles son sus intereses, motivaciones, temores y expectativas respecto de la sociedad argentina y su futuro.La muestra incluyó a 90 empresarios y ejecutivos, cuya mayoría trabaja en los departamentos financieros u ocupa lugares de decisión en el Directorio de las compañías.El 44 por ciento de los encuestados respondió que la generación actual de jóvenes posee una mayor apertura a la diversidad, a lo nuevo o lo distinto y que, claramente, operan con menos prejuicios que la generación anterior a ellos.En un segundo orden de importancia, los empresarios caracterizan a la juventud como muy individualista y con menor compromiso social y político (38 por ciento) pero
con la audacia suficiente para cuestionar los viejos mandatos sociales (38 por ciento). Luego, en una tercera ubicación, figura una mayor capacidad de disfrute del tiempo presente (37 por ciento) y una relativización del valor del sacrificio como manera de alcanzar los objetivos (37 por ciento), características que son complementarias y consecuentes entre sí y que marcan un rasgo distintivo de la juventud actual.Respecto de la relación de los jóvenes con el mundo del trabajo, los empresarios los observan como muy cambiantes y poco comprometidos con las compañías en el largo plazo (39 por ciento) y sin una perspectiva clara de su desarrollo y futuro como profesionales (26 por ciento). Estas dos definiciones están en línea con la perspectiva de la relativización del sacrificio y del menor compromiso social de la pregunta anterior.De hecho, esta variable tiene como consecuencia el tercero de los puntos que los empresarios destacaron en este ámbito: Los jóvenes muestran adherencia a las empresas que ofrecen flexibilidad, proyectos innovadores y valores éticos (19 por ciento).

Sociedad e instituciones

Por otro lado, la encuesta también incluyó consultas sobre las instituciones y la sociedad argentina. El 75 por ciento de los empresarios encuestados califica al ser argentino como familiero, amiguero y afectuoso pero en un segundo orden lo mencionan como ventajero, chanta y poco confiable (46 por ciento) y luchador (44 por ciento). Sólo el 15 por ciento de los empresarios calificó al ser argentino como abierto, generoso y solidario.Respecto de las instituciones, la encuesta refleja que la mayoría parecería haber perdido fuerza respecto de su representatividad social. De un total de 8 instituciones que se presentaron en las preguntas del cuestionario, la mitad de ellas fue calificada como con baja o muy baja representatividad social. Sólo 2 de ellas muestran alta o normal representatividad y hay 2 casos en los que no se logra establecer una tendencia clara.En esta línea, el 58,5 por ciento de los empresarios creen que las instituciones religiosas tienen baja o muy baja representatividad social; al igual que el 72,2 por ciento que apoyó esta premisa respecto del gobierno; el 67,1 por ciento del sistema judicial; y el 92,4 por ciento de la policía.En cambio, el 80,3 por ciento de los empresarios encuestados adhirió a que la familia y amigos poseen una alta o normal representatividad, el mayor guarismo entre todas las variables ofrecidas. Medios de comunicación es la otra institución que logra tener cierta representatividad por parte de los empresarios, con un nivel de adhesión del 75 por ciento de ellos a la alta y normal representatividad. En tanto, las instituciones educativas y las ONGs no mostraron tendencias claras. En el primer caso, el 47,4 por ciento cree que tienen un normal grado de representatividad social, pero un 42,1 por ciento también adhirió a que tienen una baja representatividad. En el caso de las ONGs, obtuvieron un 39,2 por ciento idéntico para normal y baja representatividad.

Problemáticas sociales y el rol de la empresa

Las problemáticas sociales más críticas para los empresarios son la educación y la inseguridad, que en términos similares registraron un 16,7 por ciento y 16,2 por ciento de adhesión. En tanto, en un segundo nivel, figuraron conceptos relativos con la economía: el desempleo, la polarización de las clases sociales y los niveles de pobreza, y la estabilidad macroeconómica, con 14,7 por ciento, 13,9 por ciento y 13,6 por ciento, en cada caso.El 72,8 por ciento de los empresarios encuestados cree que la compañía para la que trabaja tiene una postura tibia para afrontar estas problemáticas sociales y darles una solución. Es más, casi la mitad de ese porcentaje señala que directamente su firma no se involucra en la solución de esta clase de problemas. Sólo el 27,3 por ciento de ellos señaló que mantienen una postura activa y muy comprometida con su solución. pesar de esta realidad, en lo que podría figurarse como un concepto paradójico sobre la visión de sí mismos, casi el 82 por ciento de los empresarios señaló que las empresas tienen un rol activo en la construcción social de valores.e hecho, casi el 55 por ciento de ellos concuerda en que la responsabilidad, el profesionalismo, la eficacia y la competitividad son valores que ayudan a desarrollar las compañías hoy; mientras que el 43,2 por ciento cree que la sensibilidad, la creatividad, el trabajo en equipo y la flexibilidad son los que ayudarán a desarrollar más las compañías.Este split relativo entre ambos grupos de valores puede indicar que los empresarios confían en que una combinación entre los dos grupos podría ser necesaria para el progreso de las firmas. De hecho, el 61,6 por ciento confía en una buena o muy buena perspectiva respecto del futuro del país.Sólo el 12,8 por ciento cree que es mala y el 24,4 por ciento, incierta. Sin embargo, sólo el 5,8 por ciento apoyó la opción de muy buena. Y la mayoría de ellos confía en que el mayor compromiso político y social del ciudadano y la educación serán los factores que podrían incidir en un cambio transformacional de país.



nosis