https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las Bolsas consiguen sobreponerse a los malos datos económicos | | CapitalBolsa

Las acciones europeas consiguieron borrar gran parte de las caídas de la mañana a pesar de conocerse unos datos económicos que proporcionan más señales de la desaceleración de la economía mundial. La recuperación desde los mínimos de la jornada fue liderada por las petroleras y las eléctricas.
El Euro Stoxx 50 finaliza con una caída del 0,33 por ciento, con el sector Petroleras liderando las ganancias anotándose una subida del 1,02 por ciento. Las acciones de recursos básicos fueron las que tuvieron el peor comportamiento, con el sector bajando más del 1 por ciento debido a los débiles datos de fabricación de China.
Las mineras mundiales cotizaron débiles en medio de los precios más bajos del cobre y las preocupaciones sobre el crecimiento económico en los principales consumidores de metales de China. Según varios medios, muchos fabricantes británicos están almacenando materiales antes de la salida de Gran Bretaña de la UE en marzo.
Los datos que muestran la primera desaceleración en la actividad de las fábricas chinas en 19 meses hicieron que las acciones bajaran con fuerza en la apertura en Europa, y las empresas más expuestas al mercado asiático experimentaron un mayor impacto.
Los datos de la zona euro también fueron decepcionantes con la lectura final del PMI de manufactura de diciembre de IHS Markit en 51.4, menos que el 51.8 del mes anterior y la lectura más baja desde febrero de 2016. Sin embargo, el PMI de producción manufacturera alcanzó el nivel de 51, más alto que el 50.7 de noviembre.
Mientras tanto. En los Estados Unidos, las acciones abrieron a la baja en la primera sesión de negociación del año, sufriendo los datos débiles de Asia y Europa. Tanto el S&P 500 como el Dow Jones Industrial Average pierden cerca del medio punto porcentual, pero recuperándose de las caídas cercanas al 2% en los primeros compases de negociación.
El cierre del gobierno de los Estados Unidos continúa aumentando la incertidumbre política, ya que la disputa entre los demócratas y el presidente Donald Trump sobre la financiación de un muro en la frontera con México llegó a un punto muerto.
Mientras tanto, China y los Estados Unidos están tratando de resolver las tensiones comerciales durante un período de tregua de 90 días, y el presidente Donald Trump dijo la semana pasada que él y el presidente chino Xi Jinping "tuvieron una larga y muy buena conversación" que cubren "todos los temas, áreas y puntos de disputa".
El oro y el yen japonés fueron los beneficiarios de la volatilidad y la incertidumbre geopolítica, ya que los traders acudieron en masa a los activos refugio. El oro superó los máximos de seis meses, mientras que el yen alcanzó un máximo de siete meses.
Hoy también vimos como el Banco Central Europeo nombraba a gestores temporales para hacerse cargo del prestamista italiano Banca Carige luego de que varios de los miembros de la junta del banco dimitieran. Las transacciones de las acciones de Banca Carige fueron suspendidas por el regulador del mercado italiano el miércoles por la mañana.
Por otra parte, los traders esperan una próxima discusión conjunta entre el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y la ex jefa de la Fed, Janet Yellen y Ben Benanke, a finales de esta semana. La Fed elevó las tasas de interés cuatro veces en 2018, pero las expectativas de nuevos aumentos este año se han reducido en medio de las preocupaciones sobre el debilitamiento del crecimiento económico.
¿Qué dicen los estrategas del mercado?
- "Es una continuación de las preocupaciones sobre el crecimiento. Puede verlas en números asiáticos, lo que confirma que hemos tocado el techo en los niveles de crecimiento", dijo Tim Graf, estratega jefe de macro de State Street Global Advisors.
Los efectos en cadena de la desaceleración de China y las tensiones del comercio mundial se estaban propagando en Asia y Europa, dijo.
"No creo que la historia del comercio desaparezca, y Europa, al ser una economía abierta, sigue siendo vulnerable y hay menos apoyo de política monetaria que el que ha habido", dijo, en una referencia a la compra de bonos del Banco Central Europeo que finalizó el 31 de diciembre.