https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

ARGENTINA EN CRISIS 'La Casta' se despabila: ¡Javier Milei creció demasiado!

 

Mientras Javier Milei era un economista de mucho cabello que gritaba, era hasta pintoresco. Pero ahora que crece en las encuestas es un peligro ¡Bájenlo ya!


Javier Milei escandaliza a la política profesional tradicional, ese conjunto de inútiles o cómplices que han permitido 17 años de inflación de 2 dígitos anuales y que en cualquier momento puede llegar a 2 dígitos mensuales, 17 años de destrucción de la moneda17 años de regreso al subdesarrollo en nombre de privilegios y negocios vinculados al Estado. ¿Quién no lo sabe? Todos lo conocen y nadie lo ignora. Precisamente ese desencanto llevó a Javier Milei hacia niveles insospechados de popularidad en las encuestas de tendencias de opinión pública.

Recuerdo cuando Carlos Maslaton me pidió que lo dejara soñar y aquel 21/10/2021, confesó que él imaginaba un balotaje 2023 entre Javier Milei y Horacio Rodríguez Larreta, muchos se burlaron de Urgente24 por haber titulado de esa manera. Les parecía "poco serio" pero ¿alguna vez los periodistas aciertan en el casino de la esperanza? En general hablan según la cercanía con tal o cual interés. Destrozan la credibilidad de la comunicación en el altar de sus pequeños intereses. Por lo tanto, la nota se quedó en portada 1 semana. Por estúpidos.

¿Quieren conocer un secreto? En aquel momento tampoco Milei tenía asumido que él sería presidenciable, y ese fue el inicio de una parte jamás publicada del diálogo con Maslatón, y que tampoco lo revelaremos esta vez.

Fue un anticipo del que muchos se burlaron.

Fue un anticipo del que muchos se burlaron.

Javier Milei era la 'sorpresa' electoral pero nadie lo tomaba como un presidenciable. Cuando se deslizaba esa posibilidad, la burla era inevitable. Apenas era el abanderado de un conjunto de jóvenes ridículos -porque esa era la percepción que tenían muchos acerca de los libertarios- que pretendían enfrentarse a la política tradicional y convencional.

No obstante, al finalizar mayo 2022, las alarmas se han encendido. Apenas 7 meses después hay incendio en el 'Sistema'. Resulta que las encuestas dicen que hay que tomarse en serio a Milei. El 'Sistema' no lo esperaba. Él no estaba invitado a la fiesta de 2023 que debía ser, otra vez, entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. Ellos, los responsables de 17 años de fracaso habían decidido, con esa grieta que se inventaron, seguir compartiendo el poder.

Ya Roberto Lavagna había fracaso en su deseo de romper la Argentina bifronte.

 

Sergio Massa también había perdido esa apuesta por la 'ancha avenida del medio'.

 

Elisa Carrió tampoco había funcionado.

 

Pero resulta que ahora sí el bipartidismo se encuentra en peligro cierto.

 

Por lo tanto, frenen al intruso. Destrúyanlo. ¡Polizonte del poder! es lo menos que le dicen quienes reclaman que lo bajen del buque.

 

Hay gente estudiando si la sociedad giró a la derecha.

 

Hay matemáticos calculando de cuántos grados es ese giro.

 

Hay imbéciles especulando cuándo la sociedad recuperará el 'equilibrio'.

 

Le llaman ' equilibrio' a la aceptación del derrumbe, a la sonrisa ante la sodomización cotidiana que impone la inflación, a la mansedumbre de los corderos ingresando al matadero, a la aceptación de la carga tributaria, la destrucción de la moneda, la lejanía del mundo.

Blumberg

En ese instante de la crisis argentina crónica, profunda, horrible, resulta que Javier Milei ya excede a Javier Milei y representa un enojo saludable, la indignación redentora, el reclamo justo de muchos argentinos.

 

Probablemente a la mayoría de los entusiasmados ya no les importe quién es Milei de verdad y lo que se ha construído es un Milei para consumir en la necesidad que impone la frustración y el desencanto.

 

Los otros, vulnerables al statu-quo, también tienen su Milei a medida, en su caso el ogro o la fiera o el peligro viviente.

 

No creo en los 'salvadores de la patria' ni en la gente irreemplazable ni en los personajes providenciales pero sí es excelente que aparezcan los disruptivos. Por lo menos obligan a reflexionar, en esta Argentina que padece facilismo intelectual.

 

En verdad, ya ni siquiera importa si Javier Milei seguirá subiendo o si lograrán convertirlo en el nuevo Juan Carlos Blumberg, a quien (¿fue Mauricio Macri? ¿fue Francisco de Narváez?) le arrojaron la nimiedad del falso título de 'ingeniero' para destrozarlo y quedarse con el electorado que lo había venerado.

 

Por cierto que es un problema la abundancia de hipócritas y exitistas que padece la sociedad argentina, tan berreta que, mirándolo desde otro ángulo, debería expiar muchos años más sus culpas pagando con subdesarrollo.

 

O tal vez no, quizás nuevas generaciones razonan diferente a los dinosaurios derrotados pero con ínfulas de burgueses... vaya uno a saber qué sucederá en esta Argentina bendita.

 

Lo interesante de Javier Milei, quien hoy agita a Juntos por el Cambio porque parece que le quita electores y entonces hay que demonizarlo cuanto antes -y dicen que hay dinero disponible para los cazarrecompensas-, es que su presencia ha condicionado la agenda nacional, introduciendo como prioridad temas que los políticos tradicionales se esmeraban por esconder.

 

¿De verdad puede creerse que la inseguridad sea el tema más importante en una sociedad con más de 3 lustros de inflación descontrolada?

 

Sin embargo, hasta hace poco, muy poco, la inseguridad aparecía como el tema clave en vez de los motivos profundos del malestar social, de la pobreza, de la pauperización y de la marginalidad. Por lo tanto, celebro a Milei porque, por lo menos, hablamos de lo que realmente importa y de otra manera seguiríamos en la boludez de siempre, de la que participan unos cuantos periodistas irresponsables.

 

En cuanto a si Milei pasa de popular a impopular, ya viene la hora de la verdad, su presencia en el Gran Buenos Aires, a ver si repite la fascinación que provocó en el interior del país o si lo aborrecen y le llaman simulador, falso mesías, violento irracional y todo lo que puedan imaginar los defensores de este statu-quo, una mierda que les fascina y a la que se aferran. Veremos.

 

Pero es para celebrar, así el 'fenómeno Milei' concluya mañana o pasado, ya no habrá espacio para esos que dijeron durante años que la Argentina se arreglaba "tocando un poquito acá y un poquito allá, nada es tan grave"La Argentina precisa de cambios estructurales, profundos y hasta dramáticos. Y esa es una contribución enorme del economista devenido en político, quien, si no se apura en exceso, tal como le ocurrió a Domingo Cavallo en su momento, quien no supo esperar su día, tal vez tenga un futuro interesante.



urgente24