BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿El Gobierno logrará achicar la brecha entre dólar oficial y blue?: el veredicto de Javier Marcus

 El economista Javier Marcus analizó las principales medidas económicas que se conocieron esta semana y destacó la nueva vía de financiamiento del déficit.


Es el camino correcto, con impulsos chiquitos". Así resumió el economista Javier Marcus las medidas económicas y cambiarias que se conocieron esta semana. Destacó la emisión de los bonos dólar linked y otros de los anuncios, aunque consideró que deberían haber llegado antes. 

-¿Las últimas medidas pueden bajar la brecha cambiaria? 

-Me parece que van en el camino correcto para impactar en la brecha aunque, en el primer día, la brecha subió: el oficial aumentó 70 centavos y el dólar cable, $2,50. Los bonos, en cambio, bajaron por la intervención del BCRA. Sin embargo, por primera vez en mucho tiempo hay medidas que afectan la oferta de dólares. Pero claramente están lejos en términos de intensidad. Si esto hubiera sucedido hace un mes, tal vez no hubieran sido necesarias las mayores restricciones del cepo. O, como escenario intermedio, si hubiera anunciado el mismo día que el endurecimiento del cepo a mediados de septiembre, tal vez todo hubiera sido más light. Faltó coordinación entre la presentación del presupuesto y las medidas del Banco Central. Esas medidas generaron susto, sobre todo en clientes del exterior que habían entrado al canje y vieron cómo se destruyeron los bonos

-¿Qué medidas destacarías? 

-Algunas medidas tienen lógica y van en el sentido correcto. Bajar las retenciones 3% en soja creo que no cambia demasiado pero sí lo de pasar al 30% los derivados porque le mejora el margen al exportador. Hay un efecto de ingreso, como para convencerlos de que liquiden. Hay otras medidas, como la que permite a la inversión extranjera directa llevarse los dólares dentro de un año, que parecen no tener mucho sustento

-¿Los anuncios van en línea con lo que pedía el mercado? 

-Sí. Cuando se hablaba de la brecha, surgía la baja de retenciones, los incentivos para que la gente traiga dinero, permitir a la inversión extranjera directa sacar los dólares, hacer una moratoria...  El tema es que el grado determina las cosas. Si bajo las retenciones 3% por 90 días, en un precio que se mueve mucho, como la soja, no es tan importanteLa soja subió esta semana 6% en Chicago y a nivel local, subió 11%. Ese día el precio subió 3 veces lo que bajaron las retenciones. No hay allí un incentivo monetario real

"La baja de retenciones era una medida que el mercado venía pidiendo", dijo Marcus

-¿La suba de tasa de pases, junto con el desarme de Leliq, hace que el efecto sea neutro?

-Exactamente. No se entiende muy bien por qué hicieron la baja de las Leliq en este momento. Porque, al mismo tiempo está la tasa regulada de plazos fijos. Ahora bien, si no hubieran hecho el aumento, hubiera sido más llamativo. Igualmente, también creo que van viendo. Hacen esta suba, muestran un camino y verán si se acomoda y, sino, la subirán un poco más. 

-¿Cómo interpretás el anuncio de emisión de deuda soberana dólar linked? 

-Para mí es lo más significativo. Lo que más preocupa al mercado es que el BCRA está financiando con pesos al Tesoro. Esto muestra una herramienta que permite al Tesoro captar mucho financiamiento. Hasta ahora no se entendía por qué no había un instrumento de este. Es como que muestra un compromiso: el Gobierno refuerza que es tan claro que no va a devaluar, que ofrece financiarse dólar linked. Por otro lado, si ofrecen un bono dólar linked a tasa cero, dan cobertura a ese precio. En el mercado de futuros, a veces estaban por abajo de la tasa de mercado. Así que esto les sale más barato. Con estos productos, ganan tiempo.

-¿Tiempo para qué? 

-Para mostrar que van haciendo cambios. En economía, cuando se habla de ganar tiempo es porque se está pensando en situaciones en las cuales hay una etapa próspera por  delante o porque hay una catástrofe. Ahora, es indiscutible que hay una catástrofe clara y  el dólar linked permite ganar tiempo para acomodar la situación y que las expectativas de devaluación bajen luego. En ese sentido, va a ser muy importante la duration que tengan estos bonos. Debería ser algo de mediano plazo, que permita acomodar. Si fuera muy corta, aportaría incertidumbre. En ese caso, puede haber una corrida contra el peso justo antes del vencimiento para que el Gobierno tenga que pagar más. 

"La deuda atada al dólar permitirá al Tesoro captar mucho financiamiento", afirmó el economista

-¿Cómo impacta esto en el mercado de futuros? 

-Hay que monitorearlo. Va a haber otra posibilidad de negocio, de tasa para los que compren esas letras y vendan futuros de dólar. Si compro un bono dólar linked a tasa cero y, a la vez, vendo el futuro al mismo plazo con una tasa de 40%, obtengo esa tasa con riesgo BCRA. Eso debería generar que haya otros vendedores de futuros más allá del BCRA, lo que le generaría un alivio al organismo.

-Se anunciaron los futuros de yuanes, ¿creés que pueden ser útiles para importadores y exportadores? 

-Antes de los futuros, está el comercio exterior en yuanes. En el gobierno de Cristina Fernández hubo un acuerdo con Lula para hacer el comercio entre ambos países en reales. No funcionó por distintos motivos prácticos. La negociación internacional se hace en dólares. Sino, hay tipos de cambios cruzados y otros problemas. Finalmente, eso no funcionó. Entonces, para que prospere cualquier futuro, tiene que haber un activo subyacente que funcione. Si nadie necesita cubrirse yuan-peso, estará ese contrato pero no se usará. En principio, sabemos que Argentina exporta a China productos agropecuarios y cárnicos. A la vez, importa bienes de consumo industrial y partes de tecnología que se ensamblan de Tierra del Fuego. Podría haber una especie de neteo y negociación en yuanes. Una vez que eso funcione, deberían empezar a funcionar los futuros de yuanes para cobertura. 

-¿Cómo ves la negociación con el FMI?

-Esto del comercio exterior en yuanes puede afectarla porque la moneda de comercio internacional hoy es el dólar, si bien el yuan o el euro intenta posicionarse y desplazarlo. Esto a EEUU no le gusta para nada. Ellos se financian de que existan las tenencias y el ahorro de dólares en el mundo. Si esto es una política contraria a los intereses de Estados Unidos, habrá que ver si esto afecta la negociación con el FMI. 

-La semana que viene llega la misión, ¿puede haber fondos frescos?

-La misión está en otro modo de las misiones anteriores. La directora ha dicho explícitamente que quiere ayudar a Argentina. En el caso de Ecuador, que es muy reciente, dieron una ayuda con dinero fresco. Ecuador acaba de refinanciar su deuda, con mejores resultados que Argentina y, además, recibió dinero fresco del FMIPodríamos esperar que se repita algo similar, por un lado, aunque el ministro Guzmán dice que no. Pero muchas veces los Gobiernos no hacen lo que quieren sino lo que pueden. 

Marcus no descartó que el FMI inyecte dólares frescos en Argentina
Marcus no descartó que el FMI inyecte dólares frescos en Argentina

-¿Qué evaluación hacés de la nueva estrategia cambiaria?

-Agregar volatilidad al tipo de cambio es una herramienta que tienen los bancos centrales y que ha servido, en determinados momentos. Por ejemplo, cuando estuvo Javier González Fraga a cargo del BCRA, una de las vías que usó para frenar las corridas contra el organismo fue aumentar la volatilidad. Es decir, salir de una depreciación esperada. Si no se sabe cuánto va a ser la devaluación, aunque a mediano plazo termine siendo igual, aumenta la incertidumbre y reduce el apetito de compra de futuros de dólar. Por ese lado, creo que puede tener efectos positivos. Hay que ver obviamente cuánta es esa volatilidad cuando sabemos que el traslado de la moneda a precios es muy alto. No se puede hacer saltos bruscos porque los precios suben muy de golpe. 

-¿No hubiera sido más óptimo adoptar esta volatilidad en los meses de cuarentena fuerte, que venían con la inflación muy pisada?

-Absolutamente. Con la actividad mucho más pisada, en los primeros momentos de la cuarentena, había una posibilidad no solamente de aumentar la volatilidad sino el valor del tipo de cambio, con menor aumento a precios porque estaban más controladas todas las variables. Por eso digo que todas estas medidas fueron pedidas muchas veces. Llegan ahora, con demora. Esperemos que no sea tarde. Yo creo que igual van a servir, al menos, para mostrar un camino razonable. 

-¿Cómo ves el objetivo de déficit fiscal? 

-Nadie espera que el Gobierno baje el gasto a 0 porque sabemos en la situación en la que estamos. Pero sí es de esperar que haya alguna corrección hacia adelante respecto del déficit de 4,5% que se planteó en el presupuesto, ya que implica que van a necesitar muchos pesos. Por ejemplo, una medida que podría haberse sumado o que  tal vez se agregue a partir de las negociaciones con el FMI sería achicar el déficit a 3,7% o 3,8%. Algo en ese sentido tendría más peso que algunas de las medidas que se tomaron, como la posibilidad de que quienes hagan inversiones extranjeras directas puedan sacar los dólares o los incentivos fiscales para la inversión en construcción. 



iprofesional