https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La industria alemana, al borde del colapso: se contrae al ritmo más rápido en una década

El futuro de la economía alemana, la cabeza tractora de Europa, sigue pintando muy negro. La confluencia del Brexit, las incesantes tensiones comerciales entre China y Estados Unidos y los crecientes desafíos que afronta la industria automotriz, amenazan con desencadenar una recesión que muchos ven ya como inevitable y que llevará al ejecutivo de Angela Merkel a embarcarse en una programa de fuertes estímulos fiscales sobre el cual ni los propios alemanes son capaces de ponerse de acuerdo. 
Hoy se ha conocido que el PMI de manufacturas en Alemania que elabora Markit ha arrojado una lectura de 41,4 puntos, un dato mucho peor que los 43,5 puntos registrados el mes pasado y una referencia muy alejada de los 44 puntos que esperaba el consenso de analistas. Y lo que es peor, el parón de la industria se está extendiendo peligrosamente a los servicios, tras conocerse que el PMI ha quedado en 52,5 puntos, frente a los 54,8 puntos del mes anterior y los 54,3 puntos que esperaban los analistas. 
"Los datos de las manufacturas son simplemente horribles", dice el economista de Markit Phil Smith sobre Alemania. "Toda la incertidumbre en torno a las guerras comerciales, las perspectivas para la industria automotriz y el Brexit están paralizando los libros de pedidos, con septiembre sufriendo el peor desempeño del sector desde la crisis financiera en 2009", añade este experto. Esto supone que la actividad en las fábricas alemana se está reduciendo al ritmo más rápido en una década
Según Markit, la economía puede tener dificultades para registrar una expansión durante el resto del año. En una señal de que la caída industrial impulsada por las exportaciones se está extendiendo al resto de la economía, Markit ha añadido que el crecimiento del empleo se está estancando después de casi seis años de aumento ininterrumpido.
Los datos conocidos hoy van en la misma línea que todas las referencias conocidas en los últimos meses. Así, a finales de agosto, la Oficina Federal de Estadísticas desveló que el PIB alemán se contrajo un 0,1% en el segundo trimestre por culpa del mal desempeño de las exportaciones, lo que técnicamente deja a la economía alemana al borde de la recesión, algo que parece inevitable a la luz de las cifras publicadas hoy. 
Nada más conocerse estos datos, las bolsas europeas se han girado a la baja, arrastradas por el propio Dax, que se desploma un 1,6%. Además, el Ibex 35 retrocede un 1% y pierde los 9.100 puntos por escaso margen, mientras que el EuroStoxx50 pierde un 1,2%, lo mismo que se deja el Ftse Mib italiano. 


La recesión la que parece abocada la economía alemana ha provocado fuertes peticiones para que el gobierno lance un importante plan de estímulos fiscales, una labor por la que los alemanes no parecen estar muy dispuestos, empezando por Angela Merkel, quien este viernes reiteró su deseo de poder cumplir una política de gasto de déficit cero. Pero la realidad es elocuente y las cifras están ahí. La industria alemana está al borde del colapso. 


finanzas